vuelta al cole

Como evitar que la vuelta al cole se coma tus ahorros

La vuelta al cole ya está aquí y tu cuenta corriente la espera con miedo. Después de un verano bastante gastón, llega el momento de apretarse el cinturón para hacer frente a los gastos derivados del regreso al colegio de nuestros hijos, que no son precisamente pocos.

Si has sido previsor durante todo el año, ¡enhorabuena! Seguro que la cuesta de septiembre no será ningún problema para ti. Sin embargo, si no has sido buen planificador, más vale que te pongas las pilas cuanto antes y apliques los siguientes consejos:

Cinco consejos para sobrevivir a la vuelta al cole y la cuesta de septiembre

  1. Compra libros de segunda mano.

Los libros de texto son caros, quizás el gasto más importante de la vuelta al cole. También son imprescindibles desde el minuto uno, por lo que no puedes aplazar su compra. Por tanto, a no ser que conozcas a alguien que puede prestártelos, te recomendamos que eches un vistazo al mercado de segunda mano.

En plataformas como Wallapop o Vibbo puedes encontrar un sinfín de libros de texto usados de cursos pasados. Durante el mes de septiembre este sector cotiza al alza y la oferta se incrementa. Si estás atento y cada día revisas ambas aplicaciones, seguro encontrarás todos los libros que tu hijo necesita.

  1. Reutiliza el material escolar del curso anterior.

No hay necesidad de que el cien por cien del material escolar sea nuevo al inicio de cada curso. Seguramente tu hijo tiene libretas casi sin usar del año pasado o bolígrafos, rotuladores y colores en muy buen estado. Tampoco es necesario estrenar mochila cada año. Si está en buen estado, puede aguantar un año más sin problemas.

Si queremos ahorrar en la vuelta al cole hay que reciclar este material escolar. Esto no solo nos servirá para ahorrar, sino también para transmitirle a nuestro hijo el mensaje de que no se debe derrochar. El medio ambiente nos lo agradecerá.

  1. No pierdas la cabeza comprando ropa.

Todos queremos que nuestros hijos vayan guapísimos de la muerte al colegio, pero no hay necesidad de perder la cabeza. Son niños y toda la ropa que le compremos se terminará quedando pequeña en poco tiempo, si es que no la rompen antes. ¿De veras crees que merece la pena gastarse en ella un dineral?

Ellos no entienden de camisas de marca cara o de zapatillas de deporte de más de cien euros. Las prendas de ropa de marcas blancas son perfectamente válidas para los niños en edad escolar. Como su precio es bastante más económico podremos comprar en mayor cantidad para que no les falte variedad en el armario y cada día puedan ir guapos al cole.

  1. Vende todo lo que ya no necesites.

No solo se ahorra no gastando, también ingresando de más. Al igual que intentamos comprar libros de segunda mano, podemos vender los que nuestro hijo usó el curso anterior. Lo mismo ocurre con la ropa que se le ha quedado pequeña y que no va a volver a utilizar jamás. A no ser que tenga un hermano pequeño, conservarla solo servirá para ocupar sitio en un desván.

Debemos aprender a romper el vínculo emocional que nos une a los productos que alguna vez usamos. Si no vamos a necesitarlos más, por mucho cariño que les tengamos, lo mejor que podemos hacer es venderlos y obtener unos ingresos extras.

boton zaplo blog