vida slow

Cómo tener una vida slow

Trabajo. Estrés. Tareas del hogar. Niños. Prisas. Más prisas. El ritmo de vida occidental dista mucho de ser el ideal. No paramos de correr de un sitio a otro con mil tareas en la cabeza. Como solución a este problema, quédate con el siguiente concepto: vida slow.

La filosofía de vida slow aboga por un estilo de vida sin prisas, en equilibrio, más saludable y sostenible, tanto en lo personal como en lo colectivo. Para conseguirlo te proponemos que pongas en práctica los siguientes consejos anti-estrés:

Diez claves para tener una vida slow

  1. Duerme bien. Es fundamental empezar el día con el cuerpo bien descansado y para conseguirlo hay que dormir bien. Ocho horas diarias si es posible. Si no logramos un sueño reparador que reduzca nuestros niveles de estrés será imposible fortalecer nuestra salud mental.
  2. Come bien. Como suele decirse, somos lo que comemos. Por esta razón, es fundamental seguir una alimentación equilibrada y basada en productos naturales. También es muy importante respetar las horas de las comidas y comer despacio.
  3. Usa menos el coche. Sí o sí, evítalo en distancias cortas. En su lugar, usa la bicicleta o mueve las piernas y camina. Aunque no lo creas, esto pequeños gestos de actividad física te servirán para liberar estrés y mejorarán tu estado anímico.
  4. Escucha tu música favorita. Mientras haces las tareas del hogar, en el coche, cuando caminas… Cualquier momento es bueno para escuchar un buen temazo musical. Sube el volumen, canta y baila. ¡Ya estás tardando en descargar Spotify!
  5. Disfruta de los pequeños momentos: los cinco minutos que tardas en tomarte un buen café, la puesta de sol que te pilla regresando del trabajo, el olor a tierra mojada cuando caen las primeras gotas de lluvia en verano.
  6. Organiza tus tareas. No te agobies pensando en todo lo que tienes que hacer durante día. Organízate con una lista de tareas, priorízalas y ve paso a paso. No puedes hacerlas todas a la vez. Por tanto, no te agobies y hazlas sin prisa, intentando disfrutar de cada una de ellas.
  7. Toma el aire fresco. Por norma, al menos un par de veces al día sal de la oficina, de casa o de donde estés y deja que el aire fresco entre en tus pulmones. Respira profundamente, cierra los ojos y concéntrate en ese momento durante un par de minutos.
  8. Sal a correr. No importa si llevas diez años sin practicar deporte. No te pedimos que entrenes para una medio maratón, pero sí que dediques 20 o 30 minutos diarios a correr. Prueba a correr durante dos minutos, camina tres para recuperar el aliento y vuelve a correr otros dos. Con el tiempo cada vez correrás más y caminarás menos.
  9. Medita. No es necesario que te sientes con las piernas cruzadas sobre un cojín e intentes levitar. Tampoco vas a necesitar encender velas de incienso. Simplemente quédate a solas contigo mismo, cierra los ojos y concéntrate en tu respiración. Intenta no pensar en nada durante media hora cada día.
  10. Reduce las pantallas. Para terminar, aléjate de la sobre estimulación de las pantallas del ordenador, de la tablet o del smartphone. Somos demasiado dependientes de estos dispositivos, rozando lo enfermizo. Hay una vida real con personas de carne y hueso fuera de ellos. Disfrútala.

No te lo pienses más. Acepta el reto y apúntate a la tendencia slow.

boton zaplo blog