ventajas de vivir en las afueras

ESTAS son todas las ventajas de vivir en las afueras de tu ciudad

Siempre se habla de las desventajas de vivir en las afueras de una ciudad: que estás peor comunicado, que tienes que desplazarte más, que no tienes de todo a mano… ¿Eres uno de esos? ¿Vives lejos del centro y te quejas a menudo de lo cómodo que sería vivir allí?

Pues no te confundas, vivir en las afueras también tiene sus ventajas. En este artículo recopilamos las nueve más importantes.

Nueve ventajas de vivir en las afueras

1. Menos contaminación, la gran ventaja de vivir en las afueras.

No es ningún secreto, las grandes ciudades como Madrid o Barcelona se ven altamente afectadas por la contaminación. El elevado número de vehículos que recorren sus calles cada día hacen que la calidad del aire sea inferior a la de otros pueblos de las afueras. Por tanto, cuánto más te alejes del centro, más te lo agradecerán tus pulmones. Vivir en las afueras mejorará la calidad de tu aire.

2. Menos estrés.

Una gran desventaja de vivir en el centro de una ciudad es, sin duda, el estrés que causa. Ir apretado en el transporte público, centros comerciales abarrotados, bares con todas las mesas ocupadas… son un motivo de estrés para todos los habitantes de esta zona. Para solucionarlo, apuesta por una casa en las afueras y olvídate del problema.

3. Más tranquilidad.

Otro factor importante es, por supuesto, la tranquilidad. Como podrás imaginar, estas aglomeraciones generan una cantidad de ruido que, en muchas ocasiones, resulta insoportable para los vecinos de las calles más céntricas, que a menudo se ven obligados a renunciar a su descanso.

4. Las viviendas son más baratas.

Como puedes imaginar, no cuesta lo mismo una vivienda en pleno centro de Madrid, por ejemplo, que en un pueblo a media hora de la ciudad. Por tanto, si vives en las afueras podrás permitirte una casa que se acerque más a la que siempre soñaste.

5. Más privacidad.

¿Quieres ir a sacar al perro tranquilamente sin que nadie te moleste? ¿O a dar un paseo para despejarte? Esto, en las grandes ciudades, lamentablemente es imposible, pues cada vez que salgas a la calle estarás rodeado de cientos de personas.

6. El día a día es más económico, la mejor ventaja de vivir en las afueras.

Vivir en el centro supone un gasto económico importante. Si vives a las afueras, aunque tardes un rato en llegar al centro, podrás disfrutar de todos los beneficios de la gran ciudad sin necesidad de gastar tanto como los que viven allí.

7. Lugar idóneo para hacer deporte.

Como comentábamos antes, un gimnasio en el centro o una casa con piscina te saldrá por un ojo de la cara, pero no tendrás este problema en las afueras. Y si eres más de correr, seguro que prefieres salir por calles tranquilas que por calles abarrotadas de gente, ¿no crees?

8. Ambiente más cercano.

Siempre está bien salir a la calle y ver una cara conocida, ¿verdad? Eso te hace sentir que estás en tu sitio y que vives en un ambiente cercano y familiar, a diferencia de la vida en el centro de las ciudades.

9. Más seguridad.

No hay que olvidar, por supuesto, la seguridad. Como es obvio, a más gente, mayor posibilidad de accidentes, robos o peleas. La vida en las afueras, sin embargo, al ser más tranquila, también es mucho más segura.

¿Lo ves? Vivir en las afueras es mucho mejor de lo que nos lo pintan, solo tienes que aprender a ver el lado positivo.

boton zaplo blog