coworking

¿Qué ventajas puede ofrecerle el coworking a un emprendedor?

Emprender no es fácil y, por desgracia, normalmente tampoco es barato. Y es que los primeros años de un emprendedor suelen ser bastante duros, sobre todo debido a los gastos derivados de poner en marcha la empresa. Por esta razón, a continuación vamos a hablar sobre coworking, una alternativa de cotrabajo o trabajo cooperativo que puede ser de gran interés para muchos emprendedores.

Si lo piensas detenidamente, uno de los factores que más puede echar para atrás a las personas a emprender es la no disponibilidad de un espacio físico en propiedad donde desarrollar la actividad empresarial. ¿Dónde situamos entonces la empresa? Esta es una decisión fundamental, ya que la elección de una mala ubicación puede llevar al fracaso a nuestro negocio.

El problema es que una oficina o un local comercial en cualquier ciudad española puede ser bastante caro, y más si su ubicación es buena, lo que lleva a muchos emprendedores a tener que elegir entre una mala ubicación a un precio razonable o una ubicación privilegiada a un precio prohibitivo. El coworking soluciona en gran parte este problema.

Las ventajas del coworking

El coworking es una forma de trabajar que permite a autónomos, profesionales independientes, emprendedores,  start-up o pymes compartir un mismo espacio de trabajo, tanto físico como virtual. En otras palabras, coworking es compartir una oficina entre varios emprendedores, de forma que cada uno pueda realizar su trabajo de forma independiente y sin molestar a los demás.

Normalmente, el coworking es utilizado por periodistas freelance, programadores, consultores o asesores que en la mayoría de los casos solo necesitan un ordenador y conexión a internet para trabajar.

Se trata, como te puedes imaginar, de una estrategia de trabajo ideal para reducir costes, ya que se comparten numerosos gastos, como internet, electricidad o agua, además de la cuota de arrendamiento, que suele ser el gasto más importante. Si un local comercial cuesta 1.000 euros mensuales, entre cinco coworkers este alquiler se reduce a solo 200. Interesante, ¿no crees?

Pero las ventajas no son solo económicas. Gracias al coworking se crea un espacio común de trabajo en el que los profesionales pueden interactuar entre ellos y crear oportunidades de negocio conjuntas, fruto de la sinergia generada por trabajar en el mismo espacio.

Además, el intercambio de experiencias y de información es vital para la buena marcha de un negocio, por no hablar de la posibilidad de  aumentar la red de contactos o de que lleguen a nosotros clientes recomendados por otro coworker.

Es bastante frecuente entre emprendedores que practican coworking y que trabajan felices que surja un sentimiento de pertenencia a una comunidad, lo cual provoca irremediablemente mejoras en la productividad laboral y una mejor conciliación entre la vida personal y laboral.

Pero no todo son ventajas

Evidentemente, no todo son ventajas en el coworking y sería poco objetivo acabar este artículo sin hablar sobre algunos de sus más importantes inconvenientes.

Los coworkers tienen que respetar una serie de normas para hacer más fácil la convivencia. Por ejemplo, un horario. Si alquilamos una oficina dos horas y nos quedamos más tiempo, estamos perjudicando a otros usuarios. Tampoco se puede alargar una reunión ni apurar un trabajo diez minutos más.

El segundo inconveniente es la falta de privacidad, ya que al compartir un espacio de trabajo, irremediablemente perdemos intimidad. A su vez, el exceso de ruido (o la ausencia de él) también puede ser un inconveniente. Si hablamos mucho por teléfono con nuestros clientes, tal vez estemos molestando a nuestros compañeros.