usar bien el aire acondicionado

Cómo usar bien el aire acondicionado en verano

Reconócelo, tú también crees que el aire acondicionado es uno de los mejores inventos de todos los tiempos. Los cuarenta grados de temperatura exterior son más fáciles de sobrellevar bajo el split de aire acondicionado que refresca nuestro salón. ¿Qué haríamos sin él? Pero hoy vamos a hablar de cómo usar bien el aire acondicionado.

Un aparato de este tipo es casi obligado para combatir los rigores del verano y lograr una buena temperatura en casa. Sin embargo, mucha gente no sabe usarlos de manera adecuada y, como consecuencia, sufren problemas de salud o disparan su factura eléctrica.

Cinco consejos para usar bien el aire acondicionado

Si quieres usar bien el aire acondicionado en verano debes seguir las siguientes pautas:

  1. Aísla bien tu hogar

Es muy importante contar con un buen aislamiento de ventanas y puertas para evitar que el aire fresco se esfume. De lo contrario, el enfriamiento será más lento, derrocharás energía y aumentarás innecesariamente la factura de la luz.

  1. Usa el modo sleep

No necesita dejar el aire acondicionado encendido durante toda la noche. Lo ideal es programarlo para que se apague un par de horas después de que nos vayamos a la cama. También puedes programarlo para que se encienda diez minutos antes de que suene el despertador.

  1. Úsalo a la temperatura correcta

Si llegas a casa y te la encuentras como un horno, seguramente encenderás el aire acondicionado y lo pondrás a 18 o 20 grados para que enfríe rápido. Aunque no es lo ideal, es comprensible. Si embargo, lo que no podemos hacer es dejarlo en esa temperatura extrema el resto del día.

La temperatura ideal se encuentra entre los 24 y los 26 grados. Por debajo de 24 grados el enfriamiento es excesivo, el gasto energético se dispara y corremos el riesgo de acabar con un buen dolor de garganta. Según los expertos, basta con reducir la temperatura exterior 5 o 6 grados lograr sensación de frescor en el interior del hogar.

  1. No lo orientes hacia ti

El flujo de aire frío que despide el split no debe orientarse directamente hacia las donde están las personas. Por ejemplo, hay que evitar el sofá, la mesa del salón y la cama. Lo ideal es configurar el aparato para que sus palas apunten directamente hacia el techo, ya que por defecto subirán y bajarán de forma automática.

  1. Haz un buen mantenimiento del aparato

El aire acondicionado no requiere de un mantenimiento complejo, pero sí hay ciertas tareas de limpieza que debemos realizar si queremos optimizar su funcionamiento y alargar su vida útil.

El más evidente es limpiar los filtros al menos un par de veces al año. Esto es muy fácil: basta con levantar la tapa principal del split y retirar dichos filtros. Para limpiarlos, sacúdelos, lávalos con agua fría y déjalos secar antes de volver a colocarlos.

Por otra parte, si notas que el aire no refresca como debería tendrás que llamar a un técnico para que compruebe que el líquido refrigerante es el adecuado y que no hay ninguna fuga.

 

boton zaplo blog