control de tus finanzas

Toma el control de tus finanzas con estos cuatro hábitos

Si quieres tomar el control de tus finanzas personales vas a tener que armarte de paciencia. No es algo que se pueda conseguir de la noche a la mañana, sino que es una carrera de fondo que requiere compromiso y esfuerzo, dos valores que hoy en día escasean.

En este artículo analizaremos los cuatro hábitos que debes integrar en tu vida si quieres poner orden en tu economía doméstica y tener el control de tus finanzas. Ya verás como son muy fáciles de aplicar si tienes la mentalidad adecuada.

Esto es lo que tienes que hacer para tener el control de tus finanzas

  1. CONSUMO RESPONSABLE.

Con la publicidad nos intentan convencer de que se es más feliz cuánto más se consume: cuánto mejor sea tu coche, más grande sea tu casa y más cara sea tu ropa, mayor será tu status y mayor tu felicidad. Pues sentimos decirte que no es así. De hecho, es más bien al contrario.

El primer hábito que debes incorporar en tu vida si quieres tomar el control de tus finanzas es el del consumo responsable. Olvídate de los lujos, de comprar por comprar y de vivir por encima de tus posibilidades. Compra solo lo que necesites y no gastes ni un euro más del estrictamente necesario.

  1. AHORRA E INVIERTE.

Ahorrar es la consecuencia del consumir de forma responsable. Si reduces tus gastos y aprendes a vivir sin sacar la tarjeta de crédito de tu bolsillo, el ahorro será una realidad. Debes interiorizar este concepto y hacer de él un hábito: cada euro que no gastas es un euro que ahorras y un paso de gigante para terminar controlando tus finanzas.

La inversión debe ser el paso siguiente. Para evitar que la inflación se coma tu dinero, debes invertirlo. Puedes empezar con una cantidad pequeña e ir aumentándola poco a poco con aportaciones periódicas, por ejemplo, 100 euros cada mes. Deja que el interés compuesto y el paso de los años haga el resto.

  1. VISIÓN A LARGO PLAZO.

El corto plazo no parece rentable. Si evitas darte un capricho, tu cerebro te engaña haciéndote creer que has perdido la oportunidad de disfrutar de una buena experiencia. Es la trampa de la mentalidad cortoplacista: el premio a la inmediatez.

Unas finanzas personales saneadas solo se consiguen con una visión a largo plazo. Ahorrar cien euros al mes parece poca cosa, pero en 20 años la suma ascendería a 24.000 euros. Si lo inviertes y logras una rentabilidad del 8% anual, la cifra final sobrepasa los 59.000 euros. Mucho mejor así, ¿verdad?

  1. NO ABANDONES TU FORMACIÓN.

El aprendizaje continuo es la clave del éxito, tanto a nivel personal como económico. El mundo gira muy rápido y los conocimientos que vas adquiriendo se quedan obsoletos con mucha facilidad. Si quieres mantenerte en la pomada de la sabiduría no puedes darle de lado a tu formación.

Ponte la meta de aprender dos o tres cosas nuevas al año. Con la cantidad ilimitada de recursos gratuitos que hay en internet, si no te formas es porque no quieres. El dinero ya no es una barrera. Puedes aprender gratis y desde la comodidad del sofá de tu casa sobre cualquier temática que te interese. No desaproveches esta oportunidad de cultivar tu mente.

 

Si necesitas una ayudita extra, en Zaplo podemos ofrecerte un préstamo rápido de hasta 2.500 euros (800 si es la primera vez que lo solicitas) a devolver de forma flexible y en cómodos plazos. Es muy sencillo y solo te tomará diez minutos. ¡Apenas hay papeleo!

boton zaplo blog