tipos de autonomos

Especial autónomos: ¿cuántos tipos de autónomos existen?

Si estás pensando en crear un negocio propio casi con toda seguridad lo harás como autónomo. Los empresarios individuales o trabajadores autónomos son aquellos que desarrollan por su propia cuenta una actividad empresarial o profesional y que se encuentran dados de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos de la Seguridad Social (RETA). Hoy hablamos de tipos de autónomos.

Estos son los tipos de autónomos que existen

AUTÓNOMO ADMINISTRADOR VS AUTÓNOMO PROPIAMENTE DICHO

Pero ¿son todos los autónomos iguales? La respuesta es no. Habría que hacer una primera diferenciación entre autónomos administradores, que son los socios administradores de sociedades, y los autónomos propiamente dichos, que son las personas físicas que gestionan un negocio propio.

Un autónomo administrador podría ser el presidente del consejo de administración de una sociedad autónoma, mientras que un autónomo propiamente dicho sería cualquier emprendedor que crea una empresa y se auto emplea, pudiendo tener o no trabajadores contratados. A su vez, este último puede realizar actividades de dos tipos: empresariales y profesionales.

AUTÓNOMO EMPRESARIAL VS AUTÓNOMO PROFESIONAL

Los primeros son aquellos que realizan actividades de explotación, comercio, intermediación, manufactura, construcción y, en definitiva, de la Sección Primera del IAE. A estos se les denomina autónomos empresariales. El propietario de una panadería, de un taller o de una tienda de ropa estarían encuadrado en este grupo.

Los segundos son profesionales colegiados que se dedican a profesiones liberales encuadradas en la Sección Segunda del IAE, a los que se les suele llamar freelance, o autónomos profesionales. Por ejemplo, un periodista que trabaja desde casa, un abogado, un deportista o un artista.

ALGUNAS SITUACIONES ESPECIALES

Tanto los autónomos empresariales como los profesionales pueden encontrarse en diversas situaciones especiales en función de las características de la actividad laboral que realizan. Repasemos las principales:

  • Autónomo económicamente dependiente

Es aquel autónomo que factura a un solo cliente al menos el 75% de sus ingresos. Se le conoce como Trabajador Económicamente Dependiente (TRADE) o falso autónomo. Tiene dos peculiaridades: no puede tener trabajadores a su cargo y la relación que guarda con la empresa a la que le presta su servicio ha de estar regida por un contrato que recoge sus derechos y obligaciones.

  • Autónomo agrario

Desde el año 2008 los autónomos que se dedican a actividades agrícolas cuentan con un régimen de cotización especial denominado Sistema Especial para Trabajadores por Cuenta Propia Agrarios (SETA). Tienen que cumplir con algunos requisitos y su cotización mensual a la Seguridad Social es ligeramente inferior a la de un autónomo normal.

  • Otros tipos

En este último grupo recogemos algunos situaciones muy particulares:

  • Autónomos colaboradores. Son los familiares hasta segundo grado de consanguinidad y el cónyuge del autónomo si trabajan habitualmente en el negocio de este. Solo están obligados al alta en la Seguridad Social y sus cotizaciones están bonificadas.
  • Los socios de comunidades de bienes y sociedades civiles irregulares, también llamados comuneros.
  • Socios trabajadores de cooperativas de trabajo asociado cuando hayan optado por cotizar en el RETA.
  • Los socios industriales de sociedades regulares colectivas y de sociedades comanditarias.

En España hay más de 3,2 millones de autónomos y la heterogeneidad del grupo es importante. Esperamos haber aclarado con este artículo todas tus dudas sobre los distintos tipos existentes.

boton zaplo blog