Social trading

Social trading: la inversión de moda que no regula la CNMV

El social trading, copy trading o trading social se ha convertido en una de las inversiones de moda este año y no es de extrañar. Este nuevo modelo de inversión es cada vez más popular entre inversores sin experiencia que quieren que su dinero crezca pero que no tienen tiempo de aprender los entresijos de los mercados financieros.

¿Qué es el social trading?

De lo que se trata es de copiar las inversiones que hacen otros inversores más experimentados. A través de una comunidad, los traders con más experiencia comparten sus estrategias de inversión y se dejan copiar por pequeños inversionistas.

Para un inversor principiante, la gran ventaja del social trading es que no tiene que esforzarse en aprender cómo seleccionar empresas o activos de inversión. Por el contrario, le basta con replicar la cartera de otras personas más experimentadas y con buenas críticas en la comunidad.

Veámoslo con un ejemplo muy sencillo: si un inversor experto invierte 10.000 euros, y tú, que no tienes ni idea, inviertes 100, cuando él invierta 5.000 euros de su capital en un determinado producto de inversión tú lo replicarás con 50 euros del tuyo. De esta forma, si él gana 500, tú ganarás 5.

Como es lógico, ese inversor que se deja copiar no lo hace de forma altruista, sino que se lleva una comisión por las inversiones que tú haces. La relación entre el inversor experto y el que no tiene ni la más remota idea de trading es un win-win.

Ventajas e inconvenientes del social trading

Las principales ventajas del social trading son dos:

  • Puedes diversificar tus inversiones de una forma muy eficiente. Por ejemplo, siguiendo a un experto en Dow Jones, a otro experto en divisas y a otro en materias primas.
  • Tienes acceso a una comunidad enorme de inversores, muchos de ellos con gran experiencia, de los que podrás aprender mucho.

Pero no es oro todo lo que reluce. El social trading también tiene algunos inconvenientes:

  • No está regulado por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), con todos lo riesgos que ello implica.
  • Las comisiones que se llevan los brókers suelen ser elevadas en comparación con otras inversiones.
  • Los inversores a los que seguir son personas con intereses propios, no entidades ni empresas que se deban a sus clientes.

¿Cómo empezar a invertir con social trading?

Dar tus primeros pasos en social trading es bastante sencillo. Lo primero que tienes que hacer es elegir a un bróker online que te ofrezca este servicio. Casi todos lo hacen. El más conocido y líder mundial de este tipo de inversiones es eToro. Otros muy populares son GKFX y Copyop.

Una vez escogido uno deberás crear una cuenta con él. Es bastante fácil. En la mayoría de los casos rellenas un formulario online y envías alguna prueba de tu identidad, como una fotocopia del DNI. Poco más. A continuación, completas tu perfil en la plataforma. La parte técnica ya la tienes lista.

Solo te queda empezar a invertir y para ello puedes ayudarte de los rankings que ofrecen todos los brókers para encontrar a los mejores traders o a los que se ajustan a tu perfil de riesgo. Tras elegir a uno o varios de la lista la plataforma te permitirá copiar sus operaciones. Y nada más.

Si copias a varios traders al mismo tiempo estarás diversificando el riesgo de tu inversión. También puedes dejar de seguirlos y cambiar de trader al que copiar cuando lo decidas. La libertad para decidir sobre tu inversión es total.

boton zaplo blog