seguro para móviles

¿Se puede ahorrar con un seguro para móviles?

Los teléfonos móviles se han convertido en una herramienta imprescindible en el día a día de millones de personas. Muy poca gente se atreve a salir de casa sin el móvil en el bolsillo. Redes sociales, cámara de fotos, GPS…, los smartphones actuales son un todo en uno que facilitan mucho las actividades diarias. Precisamente por esta razón (y por la oportunidad de negocio) ha surgido un nuevo mercado en torno a los teléfonos móviles: el seguro para móviles.

¿Merece la pena contratar un seguro para móviles?

Las distintas compañías de seguros ofrecen un abanico enorme de posibilidades para que puedas asegurar tu terminal ante posibles contingencias. La pregunta que debemos hacernos es: ¿Son interesantes desde el punto de vista del consumidor? ¿Se puede ahorrar con un seguro de este tipo?

En general, un seguro para móviles compensará o no en función de ciertas variables, como cuál es el modelo de terminal que tienes, cuál fue su precio o cuántos años llevas con él en el bolsillo. En algunos casos el seguro será de gran utilidad y en otros una manera de tirar el dinero.

Si tu teléfono es muy básico, con un precio por debajo de 200 o 250 euros, seguramente no te va a compensar en ningún caso contratar un seguro. Una rotura de pantalla, que es la avería más habitual, te costará menos de 80 euros en un establecimiento no oficial. Con ese dato como referencia, haz números con lo que pagarías cada mes de seguro para determinar si te sale a cuenta contratarlo.

Por el contrario, si tu teléfono es más exclusivo, te ha costado una pasta y quieres que te dure tres o cuatro años, tal vez el seguro podría ser interesante. Algunos móviles top ya superan los 1.000 euros de precio. Siendo un producto que sacas al menos cien veces al día del bolsillo y que ojeas mientras caminas por la calle, quizás con un seguro dormirías un poco más tranquilo.

¿Qué tipo de seguro para móviles necesito?

Otra cuestión importante es tener claro qué clase de seguro se está contratando. Como en todo, hay seguros muy baratos que cuando lees su póliza descubres que apenas tienen utilidad, y otros muy completos y caros con coberturas que tal vez no usarás en las vida. Lo ideal es buscar un término medio adaptado al uso que vas a dar a tu teléfono.

En general, casi todas las aseguradoras ofrecen dos tipos de seguros: uno básico que solo cubre averías accidentales como pantallas rotas, líquidos o caídas; y otro más completo que además incluye robo y hurto. Lo que puedes dar por hecho es que ninguna compañía incluirá la pérdida del teléfono, para evitar que inventes un plan maquiavélico…

Además de las coberturas, el precio es la variable decisiva en la elección (o no) de un seguro para móviles. Si te has gastado 800 euros en un buen smartphone y puedes asegurarlo por 130 euros al año, quizás el sobrecoste no sea disparatado. Con una simple caída podría pasar a la otra vida y perderías los 800 euros en un visto y no visto. Si por el contrario, el móvil te ha costado apenas 400 euros y el seguro sale por 90, entonces estás ante un sobrecoste de casi el 25%, que ya es para pensárselo.

En ambos casos es fundamental que tengas muy claro cuáles son los términos y condiciones del seguro. Antes de contratarlo, lee la póliza con calma y pide a tu agente de seguros que te resuelva las dudas. La letra pequeña de los seguros siempre se ha caracterizado por ser muy farragosa.

boton zaplo blog