salud de tu negocio

9 preguntas que debes hacerte para conocer la salud de tu negocio

Cuando arrancas con un negocio es muy fácil tener el cien por cien de su control y saber en todo momento cuál es el estado de sus cuentas. Sin embargo, con el paso del tiempo crecen, se vuelven más complejos y vigilar sus finanzas ya no es tan sencillo. ¿Te gustaría conocer el estado de salud de tu negocio? Hazte estas nueve preguntas y reflexiona con sus respuestas.

La salud de negocio se encuentra detrás de estas 9 preguntas

1º. ¿Cuáles son mis activos?

Echa un ojo al último balance de situación de tu empresa y compáralo con el de los últimos 5 años. ¿Cómo han evolucionado tus activos? Revisa cuidadosamente tanto los activos corrientes (saldo en bancos, deudas de clientes…) como lo no corrientes (locales, oficinas, inversiones inmobiliarias…).

2º. ¿Y mis pasivos?

Haz lo mismo con tus pasivos y repasa cómo han evolucionado con el tiempo tus vías de financiación. Si tus deudas han ido a más, mal asunto… Recuerda que la suma total de activos ha de superar a la de pasivos, de lo contrario estarás coqueteando con la quiebra. Es fundamental que sepas esto para conocer la salud de tu negocio.

3º. ¿Cuál es mi margen de beneficios?

Si al coste de las ventas le restas el precio de venta, sin considerar impuestos como el IVA, el resultado es el margen de beneficios. No existe ninguna regla para determinar cuándo un margen es bueno o no, esto depende de multitud de factores, pero sí puedes comparar tu margen con el de otras empresas del sector y extraer conclusiones.

4º. ¿Cuáles son mis gastos fijos?

Los gastos fijos son una pesada losa y afectan a la salud de tu negocio. Repasa los tuyos: gastos de personal, alquileres, préstamos, etc. El consejo que le damos a todo emprendedor es que los evite tanto como pueda. En tu caso, hazte la siguiente pregunta: ¿puedo reducirlos sin lastrar el ritmo de mi actividad?

5º. ¿Crecen mis ingresos?

La razón de ser de un negocio es crecer y la mejor forma de medir este crecimiento es a través de los ingresos, es decir, de la facturación. Si estos se estancan o comienzan a decrecer, ponte en alerta. Podría ser una señal de mala salud financiera.

6º. ¿A cuánto ascienden los saldos a cobrar?

No pierdas de vista el dinero que le deben a tu empresa, que casi con toda seguridad corresponderá a devoluciones de impuestos y a facturas pendientes de cobro a clientes. Si no quieres evitar problemas de liquidez en el futuro, comprueba que estos saldos no son excesivos y que están controlados.

7º. ¿Y los saldos a pagar?

Tus proveedores pueden exigirte el cobro de sus facturas en cualquier momento, por lo que tampoco debes perder de vista la cuantía de dinero que les debes si no quieres sufrir problemas de tesorería. ¿Podrías hacer frente a todos esos pagos a corto plazo sin descapitalizarte?

8º. ¿Qué hacen tus cinco principales competidores?

Identifica a tus cinco competidores principales y estudia qué hacen, cómo venden, qué marketing aplican, cómo innovan, si crecen o no, sus precios de venta… Compárate con ellos y extrae conclusiones. ¿Cuáles son tus puntos fuertes y débiles? ¿Te encuentras en situación de mejorarlos con el estado actual de salud de tu negocio? Recuerda que en el mundo de los negocios, las empresas que se relajan están condenadas a desaparecer.

9º. ¿Qué opinan de ti tus clientes?

Tus clientes son tus jueces. A ellos corresponde decidir si las decisiones que adoptas en tu negocio son buenas o malas, si tus productos merecen o no la pena, si los cambios que introduces son adecuados… Conocer su grado de satisfacción, escuchar sus quejas y considerar sus propuestas es muy importante. No lo descuides.

Las respuestas a estas preguntas te darán una información muy valiosa para conocer el estado de salud de tu negocio. ¿Todo bien o hay que ir a la farmacia de guardia a por ibuprofeno para el dolor de cabeza?

 

Si necesitas una ayudita extra, en Zaplo podemos ofrecerte un préstamo rápido de hasta 2.500 euros (800 si es la primera vez que lo solicitas) a devolver de forma flexible y en cómodos plazos. Es muy sencillo y solo te tomará diez minutos. ¡Apenas hay papeleo!

boton zaplo blog