ETFs

Inversión para dummies: ¿qué es un ETFs?

La estrategia de inversión pasiva no para de crecer en España. Como consecuencia de esto, algunos productos financieros que antes pasaban desapercibidos para el inversor de a pie, comienzan a ganar notoriedad. Uno de ellos es el ETFs.

Un ETFs, acrónimo de Exchange Trade Funds, es un fondo de inversión que replica el rendimiento de un mercado.

Se le considera un fondo cotizado porque a diferencia de un fondo de inversión convencional, cotiza en el mercado y se puede comprar o vender en cualquier momento como si se tratase de una acción.

Los ETFs reúnen los mismos beneficios que las acciones (por ejemplo, su liquidez es máxima y para comprarlo o venderlo basta una simple orden), pero también de los fondos de inversión (están muy diversificados, son fáciles de entender y son transparentes).

¿Qué tipos de ETFs existen?

Los ETFs más populares son los que se basan en índices bursátiles. Por ejemplo, el ETF con mayor capitalización del mundo es el SPY, que replica el S&P 500. Adquiriéndolo podemos invertir en todas las empresas que componen este índice con una sola transacción.

No obstante, también hay ETFs basados en otros activos, como las divisas o las materias primas (oro, petróleo, gas…).

Además, podemos diferenciar entre ETFs sectoriales (por ejemplo, los que se centran en empresas tecnológicos), regionales (Europa, países emergentes…) o globales (en la mayoría de los casos basados en el MSCI World, que es un índice bursátil formado por más de 1.600 empresas de todo el planeta).

Ventajas e inconvenientes de los ETFs

A continuación te resumimos las principales ventajas de estos fondos cotizados:

  • Son cien por cien transparentes. Al ser fondos cotizados que replican a un índice, podemos conocer su valor en todo momento.
  • Máxima liquidez. El mercado marca el precio de compraventa. ¿Quieres recuperar tu dinero? Envías la orden y lo vendes como si fuese una acción.
  • Comisiones muy bajas. Otro de los puntos fuertes de los ETFs son sus bajas comisiones, que son inferiores a las de los fondos tradicionales. Robo advisors como InbestMe permiten invertir en ellos con un coste total del 0,77% (la media de un fondo de inversión activo es del 3,2%).
  • Amplia diversificación. No invierten en una ni en dos empresas, sino en una cesta de cientos o miles de activos, por lo que la diversificación no puede ser mayor.

Sin embargo, los ETFs también presentan algunos inconvenientes. El más importante de todos es su fiscalidad. Mientras que los fondos de inversión son traspasables (puedes sacar tu dinero de uno e invertirlo en otro sin pagar impuestos), los ETFs no.

Hacienda les aplica la normativa de las acciones, por lo que si decidimos cambiar de uno a otro, tendremos que pagar impuestos en la renta (se consideran rentas del ahorro y se incluyen en el IRPF como ganancia o pérdida patrimonial).

¿Merecen la pena?

Los ETFs son un buen instrumento de inversión, con rentabilidades superiores a las de los principales fondos de gestión activa, seguros, transparentes, ampliamente diversificados y con comisiones muy por debajo de lo que estamos acostumbrados a pagar por productos financieros peores.

En nuestra opinión, no solo merecen la pena, sino que además te recomendamos que los investigues un poco más a fondo y te atrevas a incluirlos en tu cartera de inversión. Si en el proceso te surge alguna duda, te la resolvemos en los comentarios.

 

Si necesitas una ayudita extra, en Zaplo podemos ofrecerte un préstamo rápido de hasta 2.500 euros (800 si es la primera vez que lo solicitas) a devolver de forma flexible y en cómodos plazos. Es muy sencillo y solo te tomará diez minutos. ¡Apenas hay papeleo!

boton zaplo blog