Qué es un cártel

¿Qué es un cártel?

Muchas veces las empresas optan por cooperar entre ellas en lugar de competir. El objetivo es eliminar la competencia y poder vender sus productos a precios más elevados. El gran perjudicado en estos casos siempre es el mismo: el consumidor. Hoy explicaremos en el blog qué es un cártel, pero antes es necesario entender qué es y cómo funcionan los oligopolios.

Los oligopolios y la competencia imperfecta

El oligopolio es un tipo de mercado de competencia imperfecta caracterizado porque existen pocas empresas que se reparten la cuota total del mercado. Por esta razón, la política comercial que adopte una de ellas influye significativamente en las decisiones de las demás.

Se trata además de un mercado homogéneo en el que los productos que ofrecen las distintas empresas son perfectamente sustitutivos, de forma que al consumidor le es indiferente comprárselo a una u otra, pues todos los productos satisfacen la necesidad de la misma manera.

Además, es un mercado que requiere fuertes inversiones de capital para acceder al mismo, lo que imposibilita la llegada de nuevas empresas que generen más competencia.

El de la electricidad, el de la gasolina e incluso el de los móviles son algunos ejemplos de mercados que funcionan como oligopolios. La característica fundamental de todos ellos es que hay pocas empresas que ofrecen el bien o servicio.

Un cártel para dominarlos a todos

Dado el alto grado de interdependencia entre las empresas de un oligopolio, estas pueden optar por competir o no entre ellas para hacerse con los clientes. En el primer caso, actúan sin colusión, y en el segundo con colusión. La colusión es cualquier acuerdo que menoscabe la libre competencia entre las empresas. Esto, evidentemente, no es legal.

Cuando las empresas deciden cooperar entre ellas en lugar de competir, se dice que forman un cártel. Al proceder de esta forma, las empresas consiguen comportarse como si fuesen un monopolio de varias cabezas, donde el gran perjudicado es el consumidor.

El cártel es, por tanto, una agrupación informal de empresas que, aunque conservan su independencia, se asocian para disminuir o eliminar la competencia del mercado. Este cártel puede adoptar dos formas:

  • Competencia sin precios. Las empresas compiten en diseño, calidad o cualquier otro factor, pero respetando un precio acordado conjuntamente.
  • Reparto de mercado. En este caso, las empresas dividen el mercado en partes iguales o por zonas geográficas. También pueden pactarse cuotas de producción para cada empresa.

En la práctica es extremadamente difícil probar la existencia de un cártel, pero no tanto la existencia de ciertos acuerdos puntuales irregulares, los cuales se suelen castigar con la imposición de multas económicas a las empresas infractoras.

En este sentido, desde hace unos pocos años y con el nombre de “clemencia para el chivato” se conoce la práctica que exime de multa a quienes, participando en un cártel, denuncien a las autoridades su existencia.

Como curiosidad, con el paso del tiempo, el concepto de cártel ha traspasado el ámbito empresarial y hoy día también lo aplicamos para referirnos al comportamiento de ciertas organizaciones ilegales, como la mafia italiana o los cárteles latinoamericanos de la droga, que acuerdan el reparto de las zonas de influencia y eliminan la competencia.

boton zaplo blog