CNMC

¿Qué es la CNMC y para qué sirve?

El día 7 de octubre de 2013 entró en funcionamiento la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).

Este organismo público se ocupa de vigilar y asegurar el correcto funcionamiento de los mercados. Además, se encarga también de velar por los intereses de los consumidores y de las empresas.

Se encuentra adscrito al Ministerio de Economía y Competitividad y se caracteriza por ser independiente del gobierno, pero bajo el control del Parlamento.

La CNMC es considerada un “superregulador”, ya que se creó a partir de la integración de seis organismos:

  1. Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones
  2. Comisión Nacional de Energía
  3. Comisión Nacional del Sector Postal
  4. Consejo Estatal de Medios Audiovisuales
  5. Comisión Nacional de la Competencia
  6. Comité de Regulación Ferroviaria y Aeroportuaria

Funciones y estructuras de la CNMC

Las principales funciones que cumple la CNMC son las de garantizar el correcto funcionamiento y supervisión de las actividades económicas en todo el territorio nacional. De esta manera, se asegura el libre acceso, el ejercicio y la expansión de los múltiples mercados y sectores productivos.

Entre las diferentes funciones que cumple, cabe destacar las siguientes:

  1. Aplicación de la normativa de defensa de la competencia española y de la UE.
  2. Promoción de la competencia.
  3. Unidad de Mercado.
  4. Resolución de conflictos entre operadores económicos.
  5. Supervisión y control de todos los sectores económicos.

Su organización está compuesta por dos órganos de gobierno: el Presidente y el Consejo. Además, está formada por dos salas: Sala de Competencia y Sala de Supervisión Regulatoria. Cada una consta de cinco miembros, que van rotando periódicamente.

¿Para qué sirce la CNMC?

Como organismo “superregulador” se encarga del cumplimiento de las reglas de juego en la economía de mercado. Su cometido es evitar los monopolios, los cárteles, los abusos de poder y la desigualdad en los mercados. De esta manera, defiende los derechos y garantías de los consumidores, asegurando menores precios, mayor calidad y más innovación.

Al ser un organismo que actúa por iniciativa propia, la CNMC mantiene controlados los diferentes sectores gracias a sus investigaciones o a las denuncias de los usuarios.

En definitiva, regula y controla la competencia, la oferta, la calidad y los precios entre los diferentes vendedores. Como consecuencia, tanto el consumidor como el empresario se benefician de la libre competencia, evitando los abusos de posición dominante.

La CNMC es particularmente conocida por sus sanciones a operadores o fabricantes que, en una posición privilegiada del mercado, han abusado de su poder con los consumidores o con la competencia.

Algunas de las intervenciones que ha realizado se han centrado en:

  • Pactos entre empresas para fijar precios y no entrar en competencia.
  • Acuerdos para impedir la entrada de nuevas compañías en el mercado.
  • Venta de los mismos productos o servicios a diferentes empresas con diferentes precios.

¿Es eficaz la CNMC?

Desde su nacimiento, la CNMC ha perseguido un gran número de prácticas que entendía como infracciones. Aunque suele cumplir su propósito, en reiteradas ocasiones ha sufrido reveses judiciales y ha visto desestimadas sus reclamaciones.

Y estas no son las únicas polémicas que la acompañan. Varis veces la CNMC ha procedido a la revisión jurisdiccional de sus resoluciones tratando de evitar las desestimaciones por parte del Tribunal Supremo (TS).

Éste ha anulado algunas sentencias al entender que la CNMC realizó algunas inspecciones sin revelar a la empresa o asociación el mandamiento judicial que autorizaba la entrada. El TS evidenció que con este tipo de prácticas se incumplieron las exigencias de lealtad, buena fe y transparencia.

En consecuencia, la CNMC ha adoptado una serie de medidas orientadas a reforzar jurídicamente sus actuaciones con el objetivo de mejorar la eficacia de sus reclamaciones. Por el bien de la libre competencia, ojalá lo logre.

 

Si necesitas una ayudita extra, en Zaplo podemos ofrecerte un crédito rápido de hasta 2.500 euros (800 si es la primera vez que lo solicitas) a devolver de forma flexible y en cómodos plazos. Es muy sencillo y solo te tomará diez minutos. ¡Apenas hay papeleo!

boton zaplo blog