impuesto de transmisiones patrimoniales

¿En qué consiste el impuesto de transmisiones patrimoniales?

El Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (ITP) sirve para gravar todas las transmisiones de bienes o derechos de un titular a otro a cambio de un precio determinado; por ejemplo, al adquirir una casa o un coche de segunda mano.

El nombre completo de este impuesto es Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados, por lo que es posible que en muchos documentos o formularios aparezca con todas sus siglas: ITP/AJD.

Quizá te interese leer | Claves para saber si tienes multas mediante Internet

Los objetos a los que se aplica el impuesto de transmisiones patrimoniales principalmente son los siguientes:

  • Las transmisiones patrimoniales onerosas, es decir, la compraventa de un coche, de maquinaria o de un piso, la constitución de derechos reales como usufructos, préstamos, fianzas o alquileres, siempre que los bienes o derechos afectados se encuentren, se ejerciten o se deban cumplir en territorio español.
  • Las operaciones societarias, como son su constitución, su fusión, los aumentos y disminuciones de capital, así como las escisiones o disoluciones de sociedades que estén ubicadas en España y operen aquí.
  • Los actos jurídicos documentados —escrituras, actas, documentos notariales, letras de cambio, anotaciones preventivas en los Registros Públicos…— que se ejecuten o tengan efecto en España.

Quizá te interese leer | ¿Qué pensión de jubilación voy a necesitar?

Pueden ser considerados como impuestos independientes, pues son incompatibles entre ellos. Es decir, si un acto queda sujeto a las transmisiones patrimoniales no lo hará a las operaciones societarias. Solo podrá ser gravado por uno de los casos.

No se debe confundir este impuesto con el Impuesto de Sucesiones y Donaciones, el cual grava transmisiones entre vivos o mortis causa sin contraprestación, mientras que el de transmisiones patrimoniales se utiliza para operaciones que no son gratuitas.

¿Quién debe pagar el impuesto de transmisiones patrimoniales?

Quien debe hacer frente al pago se llama sujeto pasivo y, en este caso, será el adquirente del bien o del derecho, la persona que promueva los expedientes, las actas y las certificaciones, aquel a cuyo favor se constituyan los derechos reales, quien recibe el dinero de un préstamo hipotecario, el afianzado, el alquilado, el pensionista o el beneficiario de las concesiones.

En los casos de operaciones societarias, los responsables del pago serán los socios o la misma sociedad, dependiendo del caso.

Están exentos de este impuesto el Estado, la Iglesia Católica, las Reales Academias, los partidos políticos, la Cruz Roja y la ONCE.

Quizá te interese leer | Amortización hipoteca: ¿Qué es mejor reducir plazo o cuota?

¿Cuándo debe pagarse?

Esta tributación debe realizarse el día en que se produce el acto, se firma el contrato o se formaliza el acto, por ejemplo, cuando se otorgue la escritura pública o dos particulares firmen un contrato. En el caso de que el contrato tuviese condiciones o limitaciones, el devengo tendrá lugar cuando estas se cumplan o desaparezcan.

Las leyes relativas a la fiscalidad establecen que la base imponible del impuesto de transmisiones patrimoniales —es decir, el importe obtenido por la transmisión— será el valor real del bien o del derecho transmitido.

¿Sabías de la importancia que tiene el impuesto de transmisiones patrimoniales en acciones tan cotidianas como en la compraventa de un coche? Cuéntanos tu experiencia.

boton zaplo blog