MAB

¿Qué es el MAB y para qué sirve?

Es un hecho que sólo las grandes empresas tienen posibilidades de llegar a la bolsa: Telefónica, Iberdrola, Repsol, Ferrovial… En comparación con las pymes, juegan en otra liga. Hablemos del MAB.

¿Te imaginas si una pequeña y mediana empresa de tu ciudad pudiese cotizar también en bolsa? Pues deja de imaginar porque, en cierta medida, es posible.

El MAB, o Mercado Alternativo Bursátil, es un mercado autorizado por el Gobierno y supervisado por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) en el que pueden cotizar, entre otras, las pymes, las socimis, las empresas de capital riesgo y las sicavs.

Está orientado a empresas cuya capitalización es reducida y que buscan expandirse. Actualmente cotizan en él 42 compañías: Imaginarium, Mondo TV Iberoamérica, Cerbium Holding, AB-Biotics, Alquiber, Greenalia y Gigas Hosting son algunas de ellas.

Puedes consultar el listado completo en este enlace.

¿Para qué sirve el MAB?

La razón de ser del Mercado Alternativo Bursátil es facilitar a estas empresas el acceso al mercado de valores para que puedan beneficiarse de sus innumerables ventajas: financiación, liquidez, más visibilidad

Y es que el MAB ofrece una gran oportunidad a estas empresas, ya que les permite conseguir publicidad gratuita y un mayor prestigio. Como consecuencia, el acceso a la financiación y la entrada de nuevos accionistas se agiliza, lo que les permite crecer y expandirse más rápidamente.

Para los pequeños inversores, el MAB les ofrece la posibilidad de invertir en empresas que posiblemente no hubiesen conocido de no ser por este mercado.

Gracias al MAB, un pequeño inversor puede encontrar pymes con potencial en las que invertir su dinero: capital riesgo al alcance de todo el mundo.

Pero no solo eso. Al ser el MAB un mercado bursátil, cuando un inversor decide vender sus acciones puede hacerlo con suma facilidad. Este aspecto es muy importante e incrementa el número de inversiones en empresas pequeñas, startups, etc, ya que el inversor tiene la seguridad de que podrá vender su participación en estas cuando lo desee.

En ausencia del MAB, si un inversor entra en el capital de una pyme y más adelante decide salir, tendrá que buscar él mismo un comprador para sus acciones y negociar con él directamente el precio de venta de las mismas. Sin duda, es un proceso más engorroso que dificulta la compra-venta de acciones.

¿Cómo acceder a este mercado?

Las empresas que deseen acceder al MAB deberán solicitar su incorporación a Bolsas y Mercados Españoles (BME), que en su web explican las condiciones. Entre otras, “deberán ser sociedades anónimas, españolas o extranjeras, que tengan su capital social totalmente desembolsado y representado en anotaciones en cuenta”.

En pro de una mayor transparencia y de facilitar el proceso de incorporación, el MAB introdujo la figura del “Asesor Registrado”, profesionales especializados cuyo fin es ayudar a las empresas a lo largo de todo el proceso, desde que se incorporan a este mercado hasta el día a día de su cotización.

 

Si necesitas una ayudita extra, en Zaplo podemos ofrecerte un crédito rápido de hasta 2.500 euros (800 si es la primera vez que lo solicitas) a devolver de forma flexible y en cómodos plazos. Es muy sencillo y solo te tomará diez minutos. ¡Apenas hay papeleo!

boton zaplo blog