refurbished

Productos refurbished: ¿son una buena idea para ahorrar?

Las ventas de productos refurbished o reacondicionados, como también se les conoce, son cada vez mayores, sobre todo cuando se trata de artículos electrónicos. Cada vez más gente recurre a este tipo de productos para gastar menos dinero. A continuación analizaremos si son o no una buena idea para ahorrar.

Para empezar, tenemos que tener claro de qué estamos hablando. Un producto refurbished es un producto que se vende a un precio menor del habitual porque ha sido reacondicionado. Por ejemplo, alguien lo ha comprado, lo ha abierto y por algún motivo lo ha devuelto al fabricante. Este lo reacondiciona y lo saca de nuevo a la venta a un precio inferior.

¿Son productos los refurbished productos usados?

Un producto reacondicionado no es lo mismo que un producto usado. Es decir, no estamos ante un artículo de segunda mano. Eso sí, hay varios niveles de reacondicionamiento.

Podemos encontrarnos con el caso de un cliente que compra un producto, lo abre, se da cuenta de que no es exactamente lo que buscaba y lo devuelve. Por tanto, el reacondicionamiento es solo del embalaje y estaríamos comprando un producto en perfecto estado.

En otras ocasiones, el paquete sufre daños en el transporte y por ello es devuelvo y reacondicionado. Puede pasar también que en fábrica el producto se arañe o sufra un pequeño golpe que afecte a su diseño. Si nadie se da cuenta de ello en el proceso de montaje, el artículo acabará en la casa de algún consumidor, que seguramente lo devolverá cuando abra la caja.

Los productos que se exhiben en una tienda y son testeados por los consumidores suelen terminar vendiéndose como reacondicionados. También cuando el fabricante te invita a cambiar un producto antiguo por otro más reciente, el antiguo se reacondiciona y se vuelve a sacar a la venta a un precio más reducido.

¿Merecen la pena los productos refurbished?

La respuesta es complicada y dependerá de cada caso. La elección final corresponderá al consumidor, que deberá valorar si le merece la pena pagar un precio menor respecto al producto nuevo a cambio de un artículo que no es nuevo, aunque la calidad sea exactamente la misma.

En nuestra opinión, para tomar una buena decisión de compra influye mucho quién es el vendedor. Si la tienda nos parece fiable y nos ofrece confianza, el refurbished puede merecer la pena. Por ejemplo, Amazon, Apple o El Corte Inglés son algunos gigantes del comercio que venden productos reacondicionados a precios bastante interesantes. El poder de estas marcas es en sí mismo una garantía de que el producto que se vende mantiene la calidad del original.

Amazon, por ejemplo, dispone de una sección propia de productos reacondicionados clasificados en distintas categorías para que podamos encontrar fácilmente lo que buscamos: electrónica, informática, hogar, videojuegos, deporte, zapatos, juguetes, bricolaje, herramientas, oficina…

Además, Amazon distingue para cada producto entre nuevo, como nuevo, muy buen estado y buen estado. Los “como nuevo” son los más interesantes de todos, ya que nunca han sido abiertos ni utilizados, tan solo es la caja la que presenta algún desperfecto.

Otro punto importante a considerar a la hora de comprar un producto reacondicionado es la garantía.  En muchos casos la duración de esta es de dos años, exactamente la misma que la del producto nuevo. Esto es una señal inequívoca de que el producto está en perfecto estado y nos aseguramos de que no va a darnos problemas en el futuro, o al menos no más de los que podría darnos el mismo producto nuevo.

Por otra parte, las opiniones de otros usuarios también pueden sernos de gran ayuda para tomar la decisión adecuada. La gran ventaja de los sitios online es que si venden algo que no es bueno, el comprador dejará una reseña negativa desaconsejando la compra. Esto es trascendental en el mercado de productos reacondicionados: nadie comprará uno si el vendedor tiene votos negativos.

boton zaplo blog