riesgos

Estos son los principales riesgos de toda inversión

Como ya sabes, invertir es la mejor forma de conseguir que tu dinero crezca. Sin embargo, todos los activos de inversión implican algún tipo de riesgo, por lo que a la hora de plantear tu estrategia has de tener claro cuáles son estos riesgos y cómo puedes minimizarlos. En líneas generales, te explicamos los más importantes:

7 riesgos de toda inversión que no debes perder de vista

infografia_7_riesgos

Riesgo sistémico o de mercado

Es un tipo de riesgo que afecta al mercado en su conjunto, independientemente de cuáles sean las empresas en las que se invierta o del sector al que pertenezcan. Por ejemplo, las guerras, las crisis económicas o los cambios en los tipos de interés son riesgos de mercado porque afectan a todo tipo de inversiones.

Riesgo no sistémico

Es un riesgo particular de cada empresa, es decir, un riesgo condicionado por una serie de factores propios y únicos en cada compañía. Este tipo de riesgo no afecta al mercado en su conjunto, solo a la empresa en cuestión. Por ejemplo, la imposición de un arancel en el país de destino sería un riesgo no sistémico para una empresa exportadora.

Riesgo de liquidez

La liquidez es la facilidad con la que un activo se convierte en dinero. Al invertir asumimos un riesgo de liquidez porque tal vez no haya ningún comprador dispuesto a adquirir nuestros activos cuando decidamos venderlos. Esta situación conduciría al vendedor a intentar vender más barato, reduciendo su beneficio o incluso incurriendo en pérdidas.

Riesgo de crédito

También se le conoce como riesgo de default o riesgo de contrapartida. Hace referencia a una situación en la que la entidad a la que le has prestado dinero no es capaz de devolverlo. En otras palabras, ocurriría cuando el inversor cumple su obligación en la operación de compraventa pero la otra parte no.

Riesgo legislativo

Se trata de un riesgo ajeno a los mercados. El riesgo legislativo recae sobre los gobiernos, pues son estos los que tienen autoridad para modificar o crear leyes que puedan afectar a las distintas empresas. Para evitarlo lo recomendable es invertir en empresas que operen en países estables y bajo legislaciones que ya estén en vigor (y no pendientes de ser promulgadas).

Riesgo de tipos de interés

Es un riesgo sistémico a tener muy en cuenta. Al invertir, siempre hay un riesgo muy importante asociado a que los tipos de interés sufran variaciones. Afecta a todo tipo de activos, pero se hace especialmente notorio en las inversiones de renta fija, como los bonos o las acciones preferentes.

Riesgo de inflación

Si la tasa de inflación de una economía crece, corremos el riesgo de que supere la rentabilidad de nuestra inversión. Por ejemplo, si la inflación se sitúa en el 5% y nuestra rentabilidad media es del 4%, estaríamos perdiendo capacidad adquisitiva. El retorno de la inversión sería negativo y nuestro poder de compra menor.

Aunque estos son los riesgos más importantes a los que hace frente cualquier inversor, no son los únicos. También se asumen riesgos operativos debido a fallos humanos o informáticos, riesgos por caídas de precios de los activos o riesgos derivados de una posible catástrofe natural o de un atentado terrorista.

La lista de factores que deberíamos tener en cuenta a la hora de estructurar nuestra cartera de inversión es enorme. No dudes en plantear en los comentarios cualquier duda que te surja.

boton zaplo blog