impuestos de vehículos

Principales impuestos de vehículos

Contar con un coche propio como medio de transporte es de mucha ayuda y, en ocasiones, hasta necesario. Pero, cuando planeamos adquirir un vehículo debemos atender a todos los gastos que conlleva como seguros, mantenimiento, arreglos, inspecciones, gasolina y, sobre todo, los impuestos de vehículos. Estos últimos no son pocos ni baratos.

En este sentido, los principales impuestos que gravan un vehículo son:

  • Impuesto de matriculación: Pagaremos este impuesto una única vez, cuando matriculemos el coche en España. Algunos vehículos están exentos, por ejemplo, coches con emisiones inferiores o iguales a 120 gr/km CO2 y se harán descuentos a personas con discapacidad o familias numerosas. La suma a pagar dependerá del tipo de vehículo, si es nuevo o usado y de sus emisiones de CO2, es decir, a más contaminación, más coste. Sabiendo esto podremos ahorrar si optamos por vehículos híbridos, eléctricos o de gasóleo y de menos potencia.
  • Impuesto de circulación: Es el Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica. Son tasas para coches que deben pagarse cada año al ayuntamiento por circular. Algunos vehículos están exentos: los adaptados para personas con movilidad reducida, los de transporte público de viajeros o para uso agrícola, las ambulancias, los coches con matrícula diplomática, los vehículos de colección y los que no estén aptos para circular. Si quieres ahorrar debes saber que algunas ciudades como Sevilla o Madrid han aplicado descuentos en este impuesto a los coches eléctricos o híbridos y que conseguirás una reducción de la cuantía si unificas todos los gravámenes municipales en un solo pago. Si conduces un coche clásico puedes tener un descuento si lo registras como histórico.
  • El IVA: Al adquirir un coche nuevo deberemos pagar el IVA que será del 21%, con excepción de los vehículos diplomáticos, de las Fuerzas Armadas o coches matriculados a nombre de minusválidos. Igualmente pagaremos IVA cuando cambiemos los neumáticos, hagamos alguna reparación o compremos gasolina, que también tiene un Impuesto Especial sobre los hidrocarburos.
  • Impuesto de Transmisiones Patrimoniales: Abonaremos este impuesto cuando compremos coches de segunda mano. Debe pagarlo quien compra el coche, el vendedor, en cambio, tributará por IRPF la ganancia de la venta. Se calcula teniendo en cuenta el valor del coche y los años de uso. Sobre este cálculo se aplicará entre el 4 y el 8% dependiendo de la Comunidad donde residamos.
  • Impuesto sobre el Patrimonio: Si somos dueños de un vehículo deberemos incluirlo en nuestro impuesto sobre el patrimonio junto al resto de nuestros bienes. Este impuesto solo será obligatorio para aquellas personas cuyo patrimonio alcance los 700.000 euros, excluida la vivienda habitual hasta los 300.000 euros.

¿Cuánto gastamos al año en impuestos de vehículos?

Según el IDAE, Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía, mantener un coche en España cuesta unos 2.000 euros al año.

Por su parte, FleetData, una empresa especializada en estudios de mercado, indica que estos gastos alcanzan los 3.500 euros al año, 23,70 € por cada 100 kilómetros recorridos.