Por qué deberías ahorrar

Por qué deberías ahorrar 3 veces el importe de tu nómina

La clave para disfrutar de unas finanzas personales saneadas es el ahorro. Por muchas vueltas que le des, sin ahorro no hay paraíso. Por eso, recortar tus gastos del mes y reservar una parte de tus ingresos para el día de mañana debería ser un obligación. Hoy hablamos de por qué deberías ahorrar 3 veces el importe de tu nómina.

El problema es que el ahorro no es un actividad placentera: posponemos el consumo presente por un consumo futuro y eso incomoda al diablillo consumista que tenemos metido en la cabeza.

Pese a ello, cualquier persona que desee tener una economía doméstica equilibrada debería poner en marcha un plan de acción que le permita ahorrar, como mínimo, tres veces el importe de tu nómina. A continuación te explicamos los motivos que explican por qué deberías ahorrar este importe y no menos.

Por qué deberías ahorrar 3 nóminas: aquí tienes cuatro razones

  1. Vivirás más tranquilo.

Las personas que viven al día haciendo malabares para llegar a fin de mes sin dejar la cuenta corriente en rojo se sienten estresadas y preocupadas por culpa del dinero.

Cualquier imprevisto, por pequeño que sea, podría hacer que saltasen por los aires sus previsiones del mes y les obligaría a endeudarse.

La primera razón por la que deberías empezar a ahorrar cuánto antes es porque el ahorro aporta tranquilidad. Cuando tienes un colchón de seguridad para protegerte frente a imprevistos, te sientes más seguro. A mayor ahorro, mayor seguridad y mayor paz mental.

  1. Podrás afrontar cualquier imprevisto.

Nadie está libre de que le ocurra algún suceso inesperado que le obligue a disponer de una importante cantidad de dinero.

Por ejemplo, un accidente de coche que le inste a comprar uno nuevo, una derrama en la comunidad de vecinos, que le despidan de su empresa, una enfermedad grave de un familiar que le obligue a dejar temporalmente su empleo…

Cualquiera de estos acontecimientos pondría patas arribas su cuenta corriente. Si sucede y no tienes ahorros, ¿qué harías?

Saber que podrás hacer frente a un gasto inesperado de este tipo sin demasiados problemas te ayudará a dormir más tranquilo.

  1. No tendrás que endeudarte.

Imprevistos como los que hemos descrito en el punto anterior obligan a las personas no ahorradoras a recurrir al crédito, con todos los problemas que ello conlleva.

El primero es que las cosas que compran terminan siendo más caras. Por ejemplo, un coche que cueste 15.000 euros financiado a 6 años con un tipo de interés del 7% termina costando 18.413 euros. ¡Casi 3.500 euros más!

Otro gran problema de las deudas es que esclavizan. Las personas endeudadas se convierten en esclavas de su dinero, pierden la libertad de decidir qué hacer con él y se obligan a trabajar para poder devolverlo.

  1. Podrás invertir.

Si tienes un fondo de emergencia por el importe de tres veces tus salario, podrás invertir el ahorro extra que vayas acumulando cada mes. Esto te dará la oportunidad de activar el mecanismo del interés compuesto y de poner tu dinero a trabajar para ti, y no al revés.

Para empezar, si no quieres complicarte demasiado la vida, puedes elegir una cuenta remunerada o algún producto financiero básico del estilo, aunque nuestro consejo es que inviertas en un fondo de inversión que se ajuste a tu perfil de riesgo.

 

Si necesitas una ayudita extra, en Zaplo podemos ofrecerte un crédito rápido de hasta 2.500 euros (800 si es la primera vez que lo solicitas) a devolver de forma flexible y en cómodos plazos. Es muy sencillo y solo te tomará diez minutos. ¡Apenas hay papeleo!

boton zaplo blog