comprar nuevas

5 cosas que no merece la pena comprar nuevas

Uno de los grandes consejos que siempre te damos para evitar las malas compras es que no compres en caliente. La decisión de comprar debería posponerse al menos un par de días por un simple motivo: se evita la compra por impulso y solo se compra lo que verdaderamente se necesita. Además, en 48 horas tenemos tiempo de sobra para buscar alternativas más baratas en otras tiendas y, por qué no, también en el mercado de segunda mano.

Por norma general, los españoles somos bastante reacios a comprar cosas de segunda mano. Quizás por miedo a que se nos tilde de tacaños o quizás porque no nos gusta sentir que nos comportamos como si fuésemos pobres, lo cierto es que la mayoría de la gente no llega siquiera a plantearse las grandes oportunidades de ahorro que ofrece el mercado de segunda mano para ciertas compras.

Hay cosas que deberías plantearte comprar de segunda mano

A continuación vamos a repasar algunas cosas que, bien por su elevado precio, bien por lo rápido que se deprecian o bien por el poco uso que se les da, no merece la pena comprar nuevas:

Coche

El coche es el producto estrella del mercado de segunda mano. Piensa que justo en el momento en el que lo arrancas y sales felizmente con él del concesionario, se deprecia por el importe del IVA. A partir de ahí, calcula una depreciación mínima de 3.000 euros anuales. Un coche de 15.000 euros, en dos años ha perdido alrededor de 9.000 euros de valor. ¿En serio crees que merece la pena comprarlo nuevo?

El mercado de coches de segunda mano es enorme y ofrece excelentes oportunidades de compra. Es fácil encontrar vehículos con menos de 40.000 kms de uso en perfecto estado y con un precio considerablemente más bajo que si fuese nuevo. Los automóviles de kilómetros cero son otra excelente opción para ahorrar bastante dinero en la compra.

Productos para bebés

Si tienes hijos sabrás que durante el primer año de vida de tu bebe los gastos son enormes. Ya en una ocasión te explicamos cuánto cuesta tener un bebé, ¿recuerdas? Las cifras son de verdadero vértigo: más de 9.000 euros el primer año entre mobiliario para el hogar, comida, artículos de higiene, ropa, vacunas, guardería…. No hay padres primerizos sobre la faz de la tierra que no se hayan arrepentido de haber comprado muchas de estas cosas nuevas.

Podrás ahorrar mucho dinero si optas por el mercado de segunda mano para productos como la cuna, la minicuna, el carrito, el cambiador, la hamaca o alguna ropa. Piensa que la ropa, por ejemplo, no vas a usarla más de dos o tres meses. Se queda pequeña muy rápido. En el caso de los otros artículos, en uno o dos años como máximo también dejarán de ser útiles. Si acaso la cuna te puede durar un poco más, pero no más de dos años y medio.

Artículos para hacer deporte

Bicicletas estáticas, cintas para correr, multiestaciones de fitness… Se trata de productos caros que mucha gente compra en un calentón porque deciden ponerse en forma sin salir de casa pero que pasados unos meses dejan de utilizar.

El mercado de segunda mano está inundado de productos de este tipo, por lo que la competencia es grande y los precios cotizan a la baja. Si se te da bien negociar podrás encontrar fácilmente, por ejemplo, una bicicleta de spinning por apenas 50 euros cuando su precio de mercado quizás ronde los 200.

Mobiliario de oficina

Solo una de cada diez empresas sobrevive a su primer año de vida, lo que propicia que el mercado de segunda mano esté inundado de mobiliario de oficina con muy poco uso. Si estás pensando en montar una empresa, antes de darte un paseo por Ikea o Leroy Merlin, tal vez deberías echar un vistazo a Wallapop o Mil Anuncios.

Libro, joyas, videojuegos, música… la lista es interminable

Podríamos hacer una lista mucho más grande, casi interminable, de artículos que no hay que comprar nuevos: libros, joyas, videojuegos, música o piezas de desguace para automóviles son otras cosas que también puedes encontrar en el mercado de segunda mano a precios más económicos.

boton zaplo blog