máquinas de vending

Cómo montar un negocio de máquinas de vending

Si la sangre emprendedora corre por tus venas, seguro que alguna vez has pensado que las máquinas de vending ofrecen una buena oportunidad de negocio. Puede ser un negocio a tiempo completo o una fuente de ingresos extras, que nunca vienen nada mal.

Este modelo reúne una serie de ventajas que lo hacen muy atractivo. La principal es que es bastante pasivo: instalas las máquinas y pueden generar beneficios 24 horas al día los 7 días de la semana. Además, salvo para reponer y limpiar, no necesita personal: las máquinas de vending venden solas y no hay que pagarles una nómina.

Pero no es oro todo lo que reluce. El principal inconveniente de las máquinas de vending es que es un sector maduro, con fuerte competencia y bajos márgenes de beneficio, por lo que a no ser que tengas muy buen ojo eligiendo el sitio donde poner las máquinas, la probabilidad de que salga mal es bastante elevada, lo que nos lleva al siguiente punto: ¿cuál es el mejor lugar para un negocio de máquinas de vending?

¿Cuál es el mejor lugar para un negocio de vending?

Respuesta rápida: depende. En función del público al que te quieras dirigir necesitarás un local o no. Te damos las tres opciones más comunes:

Vending público

Son tiendas 24 horas a pie de calle con varias máquinas en las que la gente puede comprar casi de todo. Como es lógico, necesitas un local, que podrá ser en propiedad o alquilado. Cuánto más céntrica sea su ubicación y más tráfico de gente haya en la calle, mucho mejor.

El vending público puede ser la modalidad más rentable a largo plazo, pero también la que requiere un mayor desembolso inicial.

Vending en centros de trabajo

En este caso tendrías que instalar las máquinas en empresas, tanto públicas (hospitales, tanatorios, colegios…) como privadas (cuantos más empleados tengan, mejor).

El problema de esta modalidad es que la competencia es enorme y casi todas las empresas ya están “pilladas”. Además, en el caso de las públicas suele ser necesario acudir a un concurso o licitación bastante complejo y complicado de ganar.

Minivending

Nos referimos a las pequeñas máquinas de bolas, de chicles o de juguetes que encontramos en los centros comerciales, en los bares o incluso a pie de calle. No te lo recomendamos porque es un sector tan competido que está en declive.

¿Qué puedo vender en estas máquinas de vending?

Pues muchas cosas, aunque el producto final dependerá en gran medida de la ubicación que hayas elegido para las máquinas.

Si optas por el vending público puedes vender casi de todo, desde bebidas hasta café pasando por snacks, aparatos electrónicos, juguetes sexuales, cepillos de dientes, tampones, gafas de sol… Todo tiene cabida en ese pequeño local que, en realidad, es una tienda autónoma.

Sin embargo, si prefieres instalar las máquinas en el interior de un centro de trabajo, lo que más éxito puede tener es la alimentación (patatas, sandwichs, bollería… ) y la bebida.

¿Cuánto cuesta montar un negocio de máquinas de vending?

Depende de tantos factores que es imposible dar una cifra ya no exacta, sino aproximada. Como gastos fijos debes apuntar el local (hipoteca o alquiler), la compra de las máquinas (desde 500 hasta más de 6.000 euros cada una, aunque también puedes alquilarlas), la electricidad y el agua (en caso de vending público), la materia prima…

En definitiva, es un tipo de negocio en el que si arriesgas y aciertas con la ubicación puedes ganar bastante dinero de forma pasiva.

En España, aún siendo tan competitivo, el abanico de artículos que se comercializa no es nada del otro mundo. En países como Japón, donde las máquinas expendedoras están fuertemente arraigadas y ya son parte de su paisaje, es posible comprar hamburguesas y pizzas calientes, manga, gafas graduadas, paraguas, pelucas para perros, flores, pañales, etc.

¿Te atreverías a salir de lo habitual e innovar con productos como esos? Seguro que hay un gran negocio detrás de ellos.

 

Si necesitas una ayudita extra, en Zaplo podemos ofrecerte un préstamo online de hasta 2.500 euros (800 si es la primera vez que lo solicitas) a devolver de forma flexible y en cómodos plazos. Es muy sencillo y solo te tomará diez minutos. ¡Apenas hay papeleo!

boton zaplo blog