capacidad de ahorro

4 consejos para multiplicar tu capacidad de ahorro

¿Te gustaría ahorrar más dinero pero por mucho que te esfuerzas no lo consigues? Quizás lo que fallan son tus hábitos de consumo y de ahorro. En este artículo te vamos a mostrar un método de cuatro etapas que te permitirá multiplicar tu capacidad de ahorro. Solo tienes que seguirlo a rajatabla.

Multiplicar tu capacidad de ahorro es fácil si sabes cómo hacerlo

  1. Lleva el control sobre cada euro que sale de tu bolsillo.

El primer paso para multiplicar tu capacidad de ahorro es el más sencillo de todos y, a la vez, el que por pereza y dejadez menos gente pone en práctica: lleva una contabilidad de tus finanzas personales, es decir, ten controlados todos y cada uno de tus gastos.

Puedes usar alguna aplicación móvil como Fintonic o Money Pro para categorizar los gastos y una vez al mes volcar la información a una simple hoja de Excel. Así podrás saber lo que cada mes destinas a vivienda, comida, combustible, ocio, suministros del hogar… y eso te permitirá tomar acción, evitar el derroche y cambiar hábitos de consumo.

  1. Decide vivir con menos, es fundamental para  aumentar capacidad de ahorro.

El paso previo para cambiar tus hábitos de consumo es decidir vivir con menos. ¿Usas toda la ropa que tienes en tu armario? ¿Tus hijos juegan con todos los juguetes que tienen repartidos por la casa? ¿Sabes lo que hay en tu despensa? ¿Y en el trastero?

Estamos obsesionados con poseer cosas y nos engañamos a nosotros mismos pensando que seremos más felices cuántas más cosas tengamos. Debes cambiar el chip y decidir adoptar un estilo de vida minimalista. A partir de ahora, si quieres aumentar tu capacidad de ahorro, solo comprarás las cosas que realmente necesites.

  1. Optimiza y reduce tus gastos.

Una vez que tienes el control de tus gastos (paso 1) y la mentalidad adecuada (paso 2), llega el momento de poner a dieta tus gastos.

Debes diferenciar entre gastos imprescindibles, que son aquellos a los que no puedes renunciar, y gastos prescindibles, que son los que puedes reducir poco a poco hasta eliminarlos.

Los gastos imprescindibles son gastos fijos que no se pueden eliminar, pero sí debes hacer todo lo posible por optimizarlos, aunque ello suponga un cambio importante en tu estilo de vida. Por ejemplo, ¿te atreverías a cambiar de barrio para así pagar menos de alquiler o de hipoteca?

Con los gastos prescindibles puedes puedes meter la tijera sin miedo. ¿De veras necesitas pagar Netflix y la cuota del gimnasio cada mes? ¿Podrías reducir tu consumo de electricidad o de telefonía cambiando de tarifa? ¿Por qué fumas? ¿Por qué no te llevas el tupper a la oficina en lugar de comer en el bar?

  1. Págate a ti mismo primero.

La mayoría de la gente espera al día 30 del mes para “decidir” la cantidad de dinero que ahorran. El resultado es que solo consiguen ahorrar lo que les ha sobrado tras afrontar todos sus gastos, que en la mayoría de los casos es nada o casi nada.

Está más que demostrado que la mejor forma para ahorrar es lo que algunos denominan el “preahorro”. En otras palabras, ahorrar a principios de mes o pagarte a ti mismo primero, nada más percibir el ingreso de la nómina.

¿Quieres ahorrar 300 euros al mes? Entonces ordena una transferencia periódica el día 1 por ese importe desde tu cuenta corriente hasta una cuenta de ahorro. El ahorro se convertirá en tu nuevo gasto fijo mensual, el más importante de todos. Y esto es fundamental si quieres aumentar tu capacidad de ahorro.

 

Si necesitas una ayudita extra, en Zaplo podemos ofrecerte un crédito rápido de hasta 2.500 euros (800 si es la primera vez que lo solicitas) a devolver de forma flexible y en cómodos plazos. Es muy sencillo y solo te tomará diez minutos. ¡Apenas hay papeleo!

boton zaplo blog