montar un negocio

¿Te atreverías a montar un negocio con tu pareja?

Mucha gente ha encontrado en el emprendimiento la solución a sus problemas laborales. La dificultad para encontrar empleo y los bajos sueldos ofrecidos por las empresas ha sacado a relucir la vena emprendedora de muchas personas. La pregunta que te formulamos hoy en Zaplo es: ¿te atreverías a montar un negocio con tu pareja? Piénsalo fríamente. Un negocio en común con la persona a la que amas implicaría que estuvieses todo el día junto a ella, tanto en el trabajo como en el hogar. ¿Serías capaz?

Ventajas de montar un negocio en pareja

En contra de lo que a priori podría parecer, montar un negocio en pareja tiene más ventajas que inconvenientes. Una de las más importantes de todas es que desde el primer momento existirá confianza y sinceridad entre los socios. Posiblemente no haya persona en el mundo con que podamos hablar más de tú a tú que con aquella con la que compartimos cama. En el mundo de los negocios, confiar y delegar en la persona que tienes en el despacho de al lado es fundamental para prosperar.

Además, a nivel afectivo, la pareja pasa mucho más tiempo junta, y eso puede ser bueno para la relación. En un mundo tan ajetreado como el actual, muchas parejas apenas se ven durante el día por culpa del trabajo. Este problema desaparece cuando ambos comparten el mismo espacio laboral.

Otra ventaja importante es el ahorro en costes que supone montar un negocio en pareja. Además de que las dos personas van a trabajar juntas, con el consiguiente ahorro en combustible, si usan el coche para ello, se reducen también los costes de contratar personal en los inicios de la empresa.

Al montar un negocio en pareja la facilidad para tomar decisiones es también mayor. Sin embargo, esto a su vez puede acarrear problemas si desde el primer momento no se hace un reparto de responsabilidades y de poder según las habilidades profesionales de cada miembro de la pareja. Es importante también definir claramente si alguna de las partes tiene mayor grado de poder que la otra y, con ello, mayor poder de decisión. Así evitaremos problemas en el futuro.

Inconvenientes de emprender en pareja

En lo que respecta a los inconvenientes, sin lugar a dudas el principal es el derivado de no saber separar la vida personal de la profesional. Si emprendemos en pareja no podemos llevarnos a casa los problemas del trabajo. Esto es bastante complicado, pero básico para mantener con buena salud tanto la relación de pareja como la relación de negocios.

En este mismo sentido, muchos negocios de pareja acaban mezclando la economía del propio negocio con la economía familiar, de forma que no existe una delimitación clara sobre cuáles son las finanzas de la familia y cuáles las de la propia empresa.

Por otra parte, es bastante frecuente que las parejas que emprenden juntas, cuando pasan una mala racha personal la una con la otra, trasladan este problema a la empresa. Si has pasado una mala noche con tu pareja por culpa de una discusión, será difícil dar por finalizado ese mal rollo a primera hora de la mañana para empezar a trabajar juntos, y esto no es bueno para la empresa. Si además se produce un divorcio o una separación, mantener el negocio a flote se vuelve aún más complicado.

boton zaplo blog