mindfulness

Cómo el mindfulness puede ayudarte en el trabajo

Vivimos en un mundo de verdadero estrés. El ritmo de vida de la mayoría de la gente es vertiginoso desde primera hora de la mañana hasta que se acuesta por la noche. Por desgracia, el trabajo es uno de los principales focos generadores de este estrés. Hay estudios de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que definen el estrés laboral como una epidemia mundial que afecta al 28% de los trabajadores europeo. Sin lugar a dudas, tenemos un problema. Y en medio de todo eso, aparece el concepto mindfulness.

Quizá te interese leer | ¿Nos tomamos un año sabático?

¿Qué significa mindfulness?

Como respuesta, te hablaremos del mindfulness, también conocido como Atención Plena. El mindfulness se refiere a la capacidad humana básica de poder estar en el presente, es decir, en el aquí y ahora. Se trata de una antigua técnica de meditación que consiste en “tomar conciencia del momento presente”, “tomar conciencia de la realidad”.

Desde la década de 1970, tanto la psicología clínica como la psiquiatría occidentales usan el mindfulness como medio para combatir y reducir la ansiedad y la depresión.  No en vano, se han demostrado sus efectos positivos reduciendo los síntomas físicos y psicológicos vinculados al mismo y se trata de una buena herramienta para la mejora del bienestar general.

El entrenamiento mindfulness permite, por ejemplo, aumentar la capacidad de las personas para manejar situaciones estresantes, crear hábitos de trabajo saludable, aumentar el nivel de calma mental y mejorar la capacidad de tomar decisiones o de resolver conflictos. Sus ventajas son innumerables y, por esta razón, se convierte en una muy buena herramienta para combatir el estrés relacionado con el trabajo.

Quizá te interese leer | ¿Quieres emprender? Hazlo con una red de seguridad

Mindfulness y trabajo: una relación necesaria

En mindfulness-salud.org, una de las webs de referencia del mindfulness en español, nos dan una serie de pautas para integrar esta técnica de meditación en el trabajo y conseguir paliar nuestro nivel de estrés laboral.

Por ejemplo, camino a la oficina debemos prestar atención a nuestra respiración, conectando con las sensaciones del cuerpo, la postura, las tensiones e intentando estar presente allí. Además, al llegar al trabajo debemos ser plenamente conscientes del momento, es decir, de que la jornada de trabajo está comenzando justo en ese instante.

Una vez sentado en el escritorio nos recomiendan tomar conciencia del cuerpo y relajar tensiones innecesarias. Además, debemos intentar cambiar el lugar de almuerzo algunos días a la semana, así como comer solo y en silencio, tomando conciencia de las sensaciones y de la comida.

Quizá te interese leer | ¿Qué pensión de jubilación voy a necesitar?

Por otra parte, cada hora debemos tomar tres minutos para parar, detenernos y observarnos en el momento presente, registrando nuestra respiración y las sensaciones de nuestro cuerpo. Y al término de la jornada, de regreso a casa, debemos mentalizarnos de que nuestra jornada ya terminó y de que justo en ese momento estamos marchando en dirección a casa.

En definitiva, de lo que se trata, es de prestar en todo momento atención de manera intencional al momento presente, para así tener una relación directa con aquello que nos está ocurriendo en el trabajo aquí y ahora, justo en este momento. Gracias a ello lograremos reducir significativamente nuestros niveles de estrés laboral, nuestra capacidad de concentración y de toma de decisiones y, por supuesto, vivir con una mayor calidad de vida.