productividad

Principales rutinas para mejorar tu productividad laboral

La productividad profesional no solo depende de la formación y motivación del trabajador en su puesto de trabajo, sino también de hábitos concretos. En este sentido, vamos a explicar qué hábitos son positivos para fomentar tu desempeño profesional:

  1. Es recomendable que llegues cinco minutos antes de la hora oficial que marca el inicio de la jornada al trabajo para comenzar la jornada sin prisa.
  2. El uso de la agenda es esencial para organizar los compromisos profesionales de un modo realista. Una agenda ofrece el valor de la información visual.
  3. La alimentación es fundamental para que repongas energías. Por esta razón, el momento del almuerzo o la merienda en la jornada laboral, no solo aporta bienestar físico, sino también emocional.
  4. Intercambia actividades que requieren un mayor nivel de esfuerzo y concentración con otras actividades más sencillas. Es una técnica fácil de aplicar en la oficina. Es recomendable iniciar el día con la actividad más difícil porque en este momento el nivel de concentración es más alto gracias al descanso reparador.
  5. Es muy importante que no conviertas en norma la rutina de llevar trabajo a casa. De este modo, puedes aprovechar mejor el tiempo de oficina porque no observas la posibilidad de acabar luego las tareas sino en su momento.
  6. Personaliza el lugar de trabajo con algún detalle propio, por ejemplo, una fotografía familiar o un ramo de flores. Esta es también una fórmula sencilla para sentir como propio el espacio.
  7. Para reducir el nivel de estrés en el trabajo es recomendable hacer cinco respiraciones profundas, en especial en momentos de tensión ante la presión por el cumplimiento del plazo de un proyecto.

Quizá te interese leer | 17 razones por las que tu jefe es un mal jefe

Consejos para practicar en el tiempo libre

El aumento de la productividad laboral no sólo depende del tiempo que pasamos en el trabajo, sino también de nuestro tiempo libre, ya que tener unas rutinas diarias nos ayudará a planificar mejor nuestro tiempo y reducir el estrés. Conozcámoslas:

  1. Es recomendable establezcas una rutina marcada por horarios regulares para fomentar una zona de confort que te ofrezca seguridad.
  2. Es fundamental practicar las aficiones personales, disfrutar del ocio creativo a partir de actividades que conectan con intereses tuyos.
  3. Conviene evitar el síndrome de la ocupación constante y hacer elogio a la pereza con pequeños placeres. Por ejemplo, dormir la siesta durante el fin de semana.
  4. Intensificar el contacto con la naturaleza porque estas actividades en espacios verdes elevan el optimismo, fomentan la autoestima y reducen el estrés.
  5. Elegir la formación continua como un modo de activar el talento personal.
  6. Practica deporte. Por ejemplo, corre o ve en bicicleta.
  7. Realizar ejercicios de atención plena gracias al yoga.

Quizá te interese leer | Principales ayudas y subvenciones para autónomos

Para aumentar la productividad, es fundamental observar la rutina desde la perspectiva del equilibrio entre el horario de trabajo y la jornada fuera de la oficina. Estos hábitos constituyen buenas prácticas de un plan de acción para aumentar el éxito profesional. Es decir, la productividad también nace del bienestar. ¿Prácticas estos consejos?