mejor regalo

El mejor regalo que puedes hacer es gratis

La sociedad de consumo en la que vivimos nos ha hecho creer que todas las celebraciones deben ir acompañadas de un desembolso económico en forma de regalo: navidad, cumpleaños, bodas, comuniones, bautizos, ascenso en el trabajo, San Valentín… Pero, realmente… ¿cuál es el mejor regalo?

¿Es el cumpleaños de tu amigo del alma? Le compras una botella de vino cara. ¿La boda de tu primo? Hay que ir a celebrarlo al restaurante más lujoso de la ciudad, se lo merece. ¿Te ha quedado embarazada? Pues venga a regalar cosas nuevas antes de que nazca el bebé. ¡Que no falte de nada!

Asociamos gastar dinero con celebrar, cuando estas variables no tienen por qué estar relacionadas. En un acto de humildad deberíamos reconocer que este nivel de consumismo se nos ha ido de las manos. Ni siquiera los niños pequeños saben apreciar un regalo porque viven rodeados de ellos durante todo el año.

La sociedad nos manipula haciéndonos creer que debemos gastar dinero para demostrar nuestra felicidad, nuestro amor o nuestro compromiso, y que cuánto más dinero gastemos, más demostraremos nuestro afecto.

Por ese motivo los regalos de aniversario de pareja son tan caros. ¿Cómo no vas a hacer ese esfuerzo económico con la persona a la que amas?

¿Y qué me dices de una boda? A nadie se le ocurriría aparecer en la celebración para regalar a los novios una caja de bombones.

Hay que reconocerlo: somos marionetas en manos de un sistema de consumo que juega con nuestras emociones. ¿Me habré gastado demasiado poco en el regalo? ¿Pensará que soy un mal amigo por regalarle solo esto? ¿Estará mi regalo al nivel del que me hizo él el año pasado?

Pues te vamos a contar un secreto: no hace falta hacer regalos para demostrar a la otra persona lo importante que es para nosotros. O al menos, no hace falta gastar dinero para regalar. El mejor regalo que puedes hacer es gratuito: tu tiempo.

El mejor regalo: tu tiempo. ¿Cómo regalarlo?

Cuando llegue el cumpleaños de tu amigo, no le regales nada material. Simplemente llámale y queda con él una tarde para hablar sobre vuestras cosas y poneros al día de todo lo que ocurre en vuestras vidas. Sin nadie más, sólo tú y tu amigo. No hay mejor regalo que nuestra atención más íntegra.

¿Y qué me dices de tu madre? ¿Crees que puede haber algún regalo en el mundo, por caro que sea, que le haga más ilusión que pasar un día entero contigo? Desayuna con ella, ayúdale a preparar el almuerzo, id al cine juntos, salid a dar un paseo al atardecer, repasad el álbum de fotos de hace una década… Nada, absolutamente nada, le puede hacer más feliz que eso.

Y ahora piensa en tus hijos. ¿Qué crees que agradecerán más, la última Barbie que ha salido al mercado o que sus padres se tiren al suelo a jugar con ellos disfrazados de princesas y príncipes? Los niños necesitan sentir la figura de sus padres junto a ellos, su cariño y su tiempo.

Como puedes ver, gastar dinero de forma inconsciente cuando llega el momento de celebrar, no conduce a ningún sitio. Gastamos por inercia, porque todo el mundo lo hace, porque toca, porque sí… y creemos que con eso regalamos felicidad. Nos equivocamos. Ni el amor ni la gratitud pueden comprarse con dinero, pero sí con nuestro tiempo, que es sin duda el mejor regalo.

 

Si necesitas una ayudita extra, en Zaplo podemos ofrecerte un préstamo rápido de hasta 2.500 euros (800 si es la primera vez que lo solicitas) a devolver de forma flexible y en cómodos plazos. Es muy sencillo y solo te tomará diez minutos. ¡Apenas hay papeleo!

boton zaplo blog