no hacer nada con tu dinero

Estos son los riesgos de no hacer nada con tu dinero

Todo el mundo tiene claro que al invertir se asumen riesgos, ya que puedes llegar a perder parte de tu dinero. Sin embargo, lo que la gente no tiene tan claro es que no invertir también tiene muchos riesgos. En este artículo vamos a hablar sobre los riesgos de no hacer nada con tu dinero.

Desde pequeños nos enseñan que hay que ahorrar para poder conseguir nuestros objetivos financieros, pero no nos explican que acumular dinero en efectivo, en una cuenta corriente o en un depósito bancario no es la mejor opción para nuestros ahorros. No hacer nada con tu dinero no es una buena opción.

Entender el ahorro de la forma tradicional, y sin plantearse la inversión, es un error que puede costarnos muy caro. Con un entorno de tipos de interés en negativo, congelar el dinero y no hacer nada con él no parece una decisión muy inteligente.

La diferencia entre ahorrar (no hacer nada con tu dinero) e invertir

Imagínate que dos amigos ahorran cada uno 200 euros al mes. Antonio lo deposita en una cuenta corriente y Francisco lo invierte en un fondo de inversión que le da una rentabilidad media del 4%.

Al cabo de 25 años, si ambos han sido constantes, Antonio tendría en su cuenta corriente un ahorro de 60.000 euros, que no está nada mal. Francisco, mientras tanto, tendría 103.948,20 euros, es decir, casi el doble.

Si en lugar del 4% de rentabilidad Francisco hubiese conseguido un 6%, sus ahorros habrían crecido hasta los 139.575,19 euros. Parece que no hay duda: invertir y arriesgar un poco es mucho más inteligente que solo ahorrar.

Cuando decides no invertir y no hacer nada con tu dinero, el coste de oportunidad es dejar pasar la ocasión de ganar mucho dinero. En nuestro ejemplo, la decisión de Antonio de no hacer nada con su dinero implica que dentro de 25 años tendrá casi 80.000 euros menos que Francisco.

La inflación: el otro enemigo de tus ahorros

Pero la rentabilidad no es el único riesgo de no invertir y dejar tu dinero debajo del colchón. El ahorro tiene un enemigo muy peligroso, y no es precisamente el ladrón que quiere robarlo, sino la inflación, que es la subida generalizada y continua de los precios de una economía, y la responsable de que el dinero cada vez valga menos.

Piensa en lo que podías comprar antes con un millón de pesetas y en lo que puedes comprar hoy con 6.000 euros. Mucho menos, ¿verdad? La culpa es de la inflación. Con el paso de los años las cosas cada vez valen más caras y tu dinero cada vez menos, por lo que con el mismo capital podrás comprar menos cosas.

La inflación media en España en los últimos años es de alrededor del 2%, según el Índice de Precios al Consumo (IPC), que es el indicador con el que se mide. Este 2% es también el objetivo de IPC del Banco Central Europeo (BCE) para los próximos años, por lo que puedes considerar que tus ahorros pagarán cada año un impuesto silencioso por esta cuantía.

¿Recuerdas a Antonio, nuestro amigo que no quiere invertir? Si en un año ahorra 2.400 euros y lo guarda en una cuenta corriente, el año siguiente ese dinero solo valdrá 2.352 euros, por lo que habrá perdido 48 euros. Un año más tarde, los 2.352 euros sólo valdrán 2.304,96 euros. Parece un mal negocio. ¿Tanto esfuerzo por ahorrar para que la inflación se coma su dinero?

Como puedes comprobar, no hacer nada con tu dinero es bastante peligroso. Por una parte, pierdes la oportunidad de obtener una rentabilidad por él; y por otra, el dinero pierde valor por culpa de la inflación. Para evitar que esto ocurra debes buscar la fórmula de inversión que mejor se adapta a tu perfil y empezar a mover tu dinero cuanto antes.

 

Si necesitas una ayudita extra, en Zaplo podemos ofrecerte un crédito rápido de hasta 2.500 euros (800 si es la primera vez que lo solicitas) a devolver de forma flexible y en cómodos plazos. Es muy sencillo y solo te tomará diez minutos. ¡Apenas hay papeleo!

boton zaplo blog