principios del ahorrador

Los 5 principios del ahorrador que no debes olvidar este verano

A poco que te relajes más de la cuenta en verano corres el riesgo de descuidar tus gastos personales y dejar tu cuenta en rojo.  No sería muy inteligente tirar por la borda todo el esfuerzo economizador del año. ¿Once meses ahorrando como una hormiguita para derrocharlo todo en quince días? Nooooo… Cinco son los principios del ahorrador que no deberías dejar pasar por alto nunca, ni siquiera durante los calurosos y a veces soporíferos meses de verano.

Los cinco principios del ahorrador que no puedes tirar por la borda este verano

1º. Págate a ti mismo primero

Todos los redactores de este blog hemos puesto mucho empeño en este principio. Los mejores ahorradores son aquellos que ahorran a principio de mes. Si te esperas al día 30, quizás te ha sobrado dinero o quizás te lo has gastado todo y no te queda nada para ahorrar.

Es más fácil y da mejores resultados hacer el esfuerzo ahorrador a principio de mes. Con el “págate a ti mismo primero” te llevas el dinero ahorrado a otra cuenta tan pronto como te ingresan la nómina en el banco. Esta es la mejor forma de evitar la tentación de gastar más de lo que debes.

2º. Haz un presupuesto

Aunque sea verano y resulte un poco más complicado de lo normal acertar con los gastos, hay que hacer una lista lo más aproximada a la realidad posible. Si no lo haces corres el riesgo de perder el control sobre tus finanzas.

Te aconsejamos que estos días tan excepcionales uses dos categorías especiales: los gastos normales (que serán los de todos los meses) y los gastos extraordinarios (que serán los gastos especiales que vas a tener este verano).

3º. No te endeudes

Si quieres comprar algo, pasar un fin de semana en la playa o darte un capricho especial, primero has de ahorrar el dinero necesario para pagarlo. Los buenos ahorradores son capaces de sobrevivir al verano sin endeudarse.

Las deudas son buenas cuando las usamos para invertir (en una vivienda, en los estudios, en un negocio…), pero cuando las usamos para comprar cosas, los intereses harán que todo sea más caro. Por no decir que nos pueden acarrear problemas financieros importantes en caso de impago.

4º. No despilfarres

No necesitas pagar una cuota al gimnasio si apenas te dejas ver por allí; no necesitas contratar tantos megas en el móvil; no necesitas ocho pares de zapatos en el armario; y no necesitas renovar tu teléfono móvil cada dos o tres años. En definitiva, no necesitas gastar tanto.

Tienes que aprender a cerrar el grifo del despilfarro. El consumismo forma parte de la cultura de los países occidentales. Estamos rodeados de estímulos que nos invitan a comprar todo tipo de cosas (anuncios en televisión, en internet, en vayas publicitarias…). Hay que aprender a defenderse de ellos.

5º. Invierte

Ya conoces las bondades de la inversión porque hemos escrito páginas y páginas sobre el tema en el blog. La inversión nos permite combatir la inflación, no perder capacidad adquisitiva y lograr que nuestros ahorros crezcan. Y además es uno de los más importantes principios del ahorrador. El interés compuesto deberá jugar a nuestro favor también durante los calurosos meses de verano.

boton zaplo blog