factores que nos impiden ahorrar

Los 4 factores que nos impiden ahorrar a los occidentales

Mientras que los chinos son conocidos por su gran capacidad de ahorro, en occidente ocurre justo al contrario. La tasa de ahorro privado en países como Estados Unidos, Canadá, Alemania, Reino Unido o España deja mucho que desear. El motivo es sencillo: el sistema occidental fomenta el consumismo entre sus habitantes. Hoy hablamos de todos esos factores que nos impiden ahorrar.

Vamos a repasar los 4 factores o trampas mentales de la sociedad de consumo que nos impiden ahorrar a los que vivimos en occidente.

Factores que nos impiden ahorrar en la sociedad de consumo

1º. Las falsas necesidades.

Por definición, una necesidad es la sensación de carencia de algo, unida al deseo de satisfacerla. Pueden ser primarias, si están directamente relacionadas con la subsistencia y el desarrollo (comer, dormir, vestirnos, etc), o secundarias, si son prescindibles y solo mejoran nuestro bienestar (comer en un restaurante, una tele nueva, el gimnasio, etc).

Y es dentro de este segundo grupo, el de las necesidades secundarias, donde surgen las falsas necesidades, uno de esos factores que nos impiden ahorrar. La sociedad de consumo en la que vivimos nos ha hecho creer que son vitales pero lo cierto es que solo son deseos. La ropa de marca cara, el último móvil de gama alta que sale al mercado y la televisión 4K son solo caprichos que no necesitamos para vivir.

2º. La deuda.

La consecuencia de tener falsas necesidades es que necesitamos mucho dinero para cubrir nuestros gastos. El consumo familiar en la mayoría de los países occidentales es desorbitado, lo que a veces obliga a las personas a dar horas extras en la oficina o incluso a buscar un segundo empleo. Todo con tal de poder pagar las cosas que creen necesitar.

Cuando los ingresos no son suficientes, aparece la deuda como “solución”. El fácil acceso al crédito bancario lleva a muchas personas a comprar cosas que realmente no pueden permitirse. Los cómodos plazos y bajos tipos de interés son el gancho con el que esclavizar a los deudores y otro de los grandes factores que nos impiden ahorrar.

3º. La obsolescencia programada.

Los aparatos tecnológicos que nos rodean tienen fecha de caducidad. Todos se rompen pasado un tiempo específico y su reparación suele ser más cara que sustituirlo por uno nuevo. Los productos de larga durabilidad brillan por su ausencia. Este problema se llama obsolescencia programada y es uno de los grandes males de la sociedad de consumo y otro de los factores que nos impiden ahorrar.

El móvil que comienza a ir lento tras una actualización de su sistema operativo o el electrodoméstico que cuando se estropea ya está descatalogado y no se puede reparar son solo algunos ejemplos. El problema es que nos hemos acostumbrado al usar y tirar. Ya nadie se complica la vida intentando reparar nada porque es mucho más fácil ir a la tienda a por un gadget nuevo.

4º. Creer que la felicidad está relacionada con comprar.

La felicidad provocada por las compras es efímera. Si te gastas 1.000 euros en comprar el último teléfono que sale al mercado, la felicidad no te va a durar más de algunas semanas.

Al principio estarás en una nube, probando sus nuevas funcionalidades  y presumiendo de smartphone ante tus amigos. Sin embargo, pasadas unas semanas esa euforia dejará de existir. Te acostumbras al teléfono y los niveles de entusiasmo se normalizan, hasta el punto de que no te hace más feliz que cualquier otra cosa que ya tengas.

Una de las trampas que nos impiden ahorrar es creer que la felicidad y el consumo están relacionados, y que cuántas más cosas compremos, más felices seremos.

 

Si necesitas una ayudita extra, en Zaplo podemos ofrecerte un crédito online de hasta 2.500 euros (800 si es la primera vez que nos lo solicitas) a devolver de forma flexible y en cómodos plazos. Es muy sencillo y solo te tomará diez minutos. ¡Apenas hay papeleo!

boton zaplo blog