buen ahorrador

Las 5 claves del buen ahorrador

Todos somos conscientes de lo importante que es ahorrar. El ahorro nos libera de estrés, en el sentido de que no estamos constantemente preocupados porque podamos perder el trabajo o quedarnos sin dinero en la cuenta corriente. Un buen ahorrador es libre financieramente, no tiene deudas (o tiene muy pocas) y disfruta cada día de su vida sintiéndose plenamente satisfecho consigo mismo.

Quizá te interese leer | ¿Puede una familia vivir con 5 euros al día?

Un buen ahorrador también ahorra con esfuerzo

Por supuesto, ahorrar requiere esfuerzo y sacrificio, aunque no tanto como mucha gente pueda pensar. Empezar a ahorrar es como decidir dejar de fumar: es más duro tomar la decisión de empezar que el proceso de hacerlo en sí mismo. Por ello, con este artículo queremos acabar con el mito de que ahorrar es imposible mostrándote las cinco claves del buen ahorrador:

  1. Se paga a sí mismo primero. La sociedad nos ha enseñado mal a ahorrar. Lo que casi todo el mundo hace cuando recibe el ingreso de su nómina es pagarle a todo el mundo: al banco por la hipoteca, a la empresa de telefonía, a la compañía eléctrica, al supermercado… ¿Y a nosotros mismos no nos pagamos? Nadie más que nosotros merece ser poseedor del dinero que hemos ganado. El buen ahorrador lo sabe y por eso se paga a sí mismo primero. La forma de hacerlo es muy simple: una vez recibida la nómina, transfiere una parte de la misma a una cuenta de ahorro. El porcentaje de ahorro dependerá de cada persona, pero nunca debería ser inferior al 15%.
  1. Paga al contado sus compras. El buen ahorrador no se deja seducir por el cartel que le ofrece la posibilidad de comprar una tele y pagarla “en cómodos plazos y sin intereses”. Estas promociones esconden una trampa terrible: nos convierten en esclavos del bien que adquirimos, ya que cada mes tendremos que pagar una parte del mismo. Las compras a crédito son una mala opción. Aunque en ocasiones nos las ofrecen como gratuitas, muchas veces esconden comisiones de apertura aparentemente insignificantes que sin embargo encarecen el precio de lo que compramos. Por esta razón, el buen ahorrador ahorra primero y paga al contado después.
  1. Cancela sus deudas. En la mayoría de los casos, las deudas no son buenas compañeras de viaje. Un endeudamiento mal gestionado puede ser desastroso para nuestras finanzas personales. Las tarjetas de crédito, por ejemplo, pueden hacernos entrar en una espiral de deuda de la que después nos resulte muy complicado salir. El buen ahorrador es plenamente consciente de esta situación y por ello cancela sus deudas progresivamente. Usa, por ejemplo, el método en cascada, que consiste en cancelar una deuda primero y luego otra y otra, utilizando para cada deuda el dinero que deja de pagar por las deudas anteriores que va cancelando.
  1. Genera ingresos pasivos. La nómina que recibimos por nuestro trabajo por cuenta ajena está bien, pero generar ingresos pasivos es mucho mejor. Nos referimos a esos ingresos que mes a mes llegan sin esfuerzo a nuestra cuenta corriente. No dependen de que hagamos un trabajo ese mes, el ingreso pasivo siempre está ahí, trabajemos o no. Pueden obtenerse ingresos pasivos de muchas formas. Por ejemplo, vendiendo cursos online, publicidad en nuestra página web, libros electrónicos… De lo que se trata es de invertir tiempo una vez, por ejemplo, elaborando un curso online, y vivir de la renta de ese trabajo durante mucho tiempo.
  1. Invierte sus ahorros. El buen ahorrador no solo ahorra, sino que también invierte el dinero que ha ahorrado buscando la máxima rentabilidad posible. Para ello, aprovecha el poder del interés compuesto que ya os explicamos en otra ocasión. Gracias al interés compuesto, con paciencia y buen asesoramiento es posible multiplicar los ahorros. Eso sí, es recomendable buscar a un planificador que nos ayude a invertir nuestro dinero. Igual que buscamos un arquitecto para que diseñe nuestra casa, dejemos que sea un asesor quien diseñe nuestra inversión.

Quizá te interese leer | Estos son los gastos hormiga que tienes que eliminar si quieres ahorrar