mentiras sobre la bolsa

Las 3 mentiras sobre la bolsa que te dice todo el mundo

La inversión en bolsa está rodeada de tópicos y falsas verdades. Si le explicas a alguien que nunca ha invertido en bolsa que tú estás decidido a hacerlo, es posible que te mire con cara de asombro y te responda con algún tipo de comentario que quizás se lleve al traste tu ilusión. A lo mejor hasta conoce a alguien que “se arruinó invirtiendo en bolsa”. Haz oídos sordos a este tipo de personas. Como te decíamos al principio, la inversión en bolsa está rodeada de tópicos. Estas son las tres mentiras sobre la bolsa que te dice todo el mundo.

Mentiras sobre la bolsa más extendidas

Invertir en bolsa es solo para ricos

Falso, totalmente falso. Es una de las mentiras sobre la bolsa más repetidas de todas. La escasa cultura financiera de la sociedad y el desconocimiento absoluto sobre el funcionamiento de los mercados financieros lleva a muchos a pensar que la inversión en bolsa es válida solo para personas que tienen mucho patrimonio, cuando esto no es así.

Cualquier persona con un  poco de dinero ahorrado puede invertir en bolsa y  obtener una rentabilidad por su dinero. Esta rentabilidad será más o menos alta dependiendo del perfil de inversor que sea y de los riesgos que esté dispuesto a asumir.

5.000 euros podría ser más que suficiente para empezar a invertir en bolsa. Si le obtienes una rentabilidad del 5%, a final de año habrás ganado 250 euros. Lógicamente, 5.000 euros es muy poco dinero y cuanto mayor sea la inversión, mayores serán los beneficios.

Invertir en bolsa es muy peligroso y puedes perderlo todo

Otra de las mentiras sobre la bolsa es creer que invertir dinero en la misma es como jugar a la ruleta rusa de un casino. La realidad no tiene nada que ver con esto. La rentabilidad media del Ibex 35 desde que nació en 1992 (con una crisis bestial incluida) hasta hoy es del 9%. Difícil arruinarse invirtiendo en este índice, ¿no crees?

Es obvio que toda inversión conlleva una serie de riesgos y que siempre podemos perder dinero, pero con una buena formación, unos buenos asesores y una buena estrategia de diversificación que permita reducir riesgos, lo normal es ganar dinero invirtiendo en bolsa.

La historia detrás de Pepe, el cuñado de tu amigo que se arruinó invirtiendo en bolsa, se explica porque puso todos los huevos en la misma cesta. Quizás apostó todos sus ahorros a Bankia o Banco Popular, y con la quiebra de estas entidades lo perdió todo. Si Pepe hubiese diversificado en varias empresas, de varios sectores y de varios países, no solo no habría perdido dinero, sino que habría obtenido una rentabilidad por sus ahorros.

Hay que ser un experto en finanzas y estar todo el día leyendo noticias financieras

No tienes que convertirte en Warren Buffet invirtiendo en bolsa. Tampoco debes comportarte como un trader que compra o vende acciones en cuestión de minutos analizando gráficos y buscando tendencias alcistas. No, el común de los mortales no invierte en bolsa de esa forma.

La gente que invierte en bolsa lo hace pensando en el largo plazo. Lo normal es rodearse de buenos asesores financieros e invertir el dinero en empresas sólidas y con una trayectoria consolidada. Esta es la forma más sencilla de rentabilizar una inversión.

Lógicamente, la formación es importante. Nunca está de más que aumentes tu base de conocimientos financieros y, como inversor, tienes la excusa perfecta para estudiar y aprender cómo funcionan los mercados. En internet hay mucha información gratuita al alcance de todos. Sería un error no aprovecharla.

boton zaplo blog