emprender

Emprender: Radiografía del buen emprendedor

Muchas son las personas que, agobiadas por su situación económica e incapaces de encontrar un puesto de trabajo decente, deciden emprender y poner en marcha su propio negocio. En otras ocasiones, estas personas no inician un negocio por necesidad, sino porque lo consideran el único medio para alcanzar la libertad financiera. Tanto a unos como a otros se les llama emprendedores y son unos auténticos valientes.

Quizá te interese leer | ¿Qué es una aceleradora de empresas? ¿Para qué sirve?

Emprender, ¿sí o no?

Emprender no es una tarea nada sencilla, como demuestra el hecho de que nueve de cada diez nuevas empresas fracasen pasados los primeros cinco años; y de las que sobreviven, nueve de cada diez también fracasan en los siguientes cinco años. Sin duda, estadísticas demoledoras que ponen de manifiesto lo complicado que es alcanzar el éxito en los negocios.

Sin embargo, a pesar de estas estadísticas tan reveladoras, hay personas valientes que deciden invertir su tiempo y su dinero en poner en marcha un negocio propio. Estos emprendedores suelen tener un gran número de características comunes que dan lugar a una forma de pensar peculiar y diferente.

Quizá te interese leer | Principales ayudas y subvenciones para autónomos

¿Cómo es el buen emprendedor?

  1. El emprendedor es atrevido, lo que significa que, aunque también tiene miedo al fracaso, es capaz de anteponer sus metas y objetivos laborales a los problemas que seguro se le presentarán en el futuro.
  2. Es generoso y, como prueba, dedica todo su tiempo y todo su esfuerzo a alcanzar el éxito con su empresa.
  3. Es disciplinado porque sabe que solo con constancia y esfuerzo conseguirá que su sueño se convierta en realidad.
  4. Lo planea todo. El acto de planear es fundamental para evitar que el azar se convierta en el timón de su proyecto. Por esta razón, el plan de negocios es tan importante para un emprendedor.
  5. Tiene fe ciega en su idea. Si una persona no confía en sí mismo y en su idea de negocio, jamás conseguirá triunfar en el mercado.
  6. Es comprometido, por lo que persigue sus objetivos con tesón y trabajo, por difíciles que estos resulten. Ese compromiso hará que no abandone cuando los problemas comiencen a aparecer.
  7. Es un gran comercial. Para vender una idea hay que tener unos dotes comerciales importantes. Los emprendedores suelen ser grandes comerciales capaces de convencer a todos de que su proyecto es el mejor.
  8. Es accesible. El emprendedor permite que el resto de personas se acerquen a él y comenten sus impresiones sobre su forma de trabajar.
  9. Es negociador. La habilidad de negociar es fundamental para tratar con clientes y proveedores, por lo que todos los emprendedores se esfuerzan en desarrollarla.
  10. Sabe organizarse. La única forma de administrar bien un negocio es teniendo una excelente capacidad de organización y sabiendo desarrollar sistemas y rutinas.
  11. Aprende de los errores. Es imposible no cometer errores en el camino hacia el éxito. El emprendedor no se deja hundir por estos, sino que siempre aprende una lección.
  12. Quiere romper las reglas. El cielo es el límite y el objetivo es alcanzarlo, aunque para ello tenga que romper con las reglas y con los tópicos.
  13. Es perseverante y cuando las cosas se ponen feas saca lo mejor de sí mismo. En los momentos para trabajar más duro es cuando la mayoría de la gente se da por vencida, pero él no es la mayoría de la gente.

Quizá te interese leer | ¿Quieres emprender? Hazlo con una red de seguridad

Steve Jobs, fundador de Apple y uno de los emprendedores con más éxito de la historia, resumía el emprendimiento en una sola frase:

“Si tú no trabajas por tus sueños, alguien te contratará para que trabajes por los suyos”.

Es difícil decir más con tan pocas palabras, ¿no crees?