lista de no comprar

Cómo ahorrar más con la lista de no comprar

Una de las fórmulas más utilizadas para ahorrar es hacer una lista de la compra, sobre todo a la hora de ir al supermercado. Con esta lista se intentan limitar tanto los impulsos como la improvisación reduciendo la compra solo a los productos que aparecen en la misma. Seguro que la fórmula te suena. Nosotros vamos a ir un poco más allá y le vamos a dar la vuelta de tuerca a la idea. En otras palabras, vamos a aprender a ahorrar haciendo justo lo contrario: la lista de NO comprar.

El concepto es bien sencillo y necesita pocas explicaciones. Se trata de mantener el presupuesto controlado y los gastos a raya redactando una lista de cosas que bajo ningún concepto puedes comprar. Por ejemplo, los caprichos del supermercado, el último iPhone o la suscripción al gimnasio.

APRENDE A IDENTIFICAR TUS GASTOS ANTES

Antes de hacer una lista de no comprar tienes que tener moderadamente claros cuáles son tus gastos mensuales. Debes partir de la base de que no todos los gastos son iguales. Algunos, como la factura de la luz o la cuota de la hipoteca son de primera necesidad e imprescindibles. Esos no puedes incluirlos en la lista negra.

Sí que existen otros gastos más superfluos que, en la medida de lo posible,  debes meter en el cajón de no comprar desde el primer momento. Por ejemplo, esa prenda de ropa que encuentras en rebajas pero que no necesitas o cualquier capricho que se te antoja al verlo en Amazon y que sabes que no te aporta ninguna utilidad real.

CÓMO ELABORAR LA LISTA DE NO COMPRAR

Una vez tienes que claro qué gastos son importantes y cuáles no, llega el momento de sacar boli y papel para hacer la lista de los productos (y servicios) que no puedes comprar. Puedes clasificar las compras que quieres evitar en distintas categorías para que todo te resulte más fácil.

Algunas sugerencias:

Supermercado

Es uno de los sitios más peligrosos para tu cartera. Todo en el supermercado está diseñado para generar compras por impulso. En tu lista de no comprar no pueden faltar la bollería industrial, la fruta cortada, las ensaladas ya preparadas o los productos procesados. Todo lo que sabes que ni necesitas ni es bueno para tu salud, a la lista.

Productos en rebajas

Si en rebajas compras algo que no tenías pensado comprar, por muy rebajado que esté, te va a salir muy caro. Si te encuentras una chaqueta de 80 euros rebajada a 30 euros pero en realidad no la necesitas, no ahorras 50, sino que gastas 30. Tenlo claro y no caigas en la trampa. Te ayudará tener una lista de productos que no puedes comprar aunque estén en rebajas.

Ocio

Sin el control adecuado, la partida de los gastos de ocio puede dispararse con demasiada facilidad. Es importante afinar mucho y hacer una lista de gastos prohibidos. Por ejemplo, comer fuera de casa más de una vez a la semana. También puedes considerar ocio prohibido algunas suscripciones que no llegas a aprovechar al cien por cien, como la del gimnasio o Netflix.

Compras online

Hay personas que encienden el ordenador, visitan por inercia ecommers del estilo de Amazon o Aliexpress y descubren un montón de cosas que no sabían que necesitaban. Comprarlas es un error y para evitarlo hay que incluirlas en la lista de no comprar. Por ejemplo, el smartphone nuevo que sabes que va a salir al mercado dentro unos meses.

Ahora es tu turno. ¿Eres lo suficientemente valiente para redactar tu lista de NO comprar? Si quieres más compromiso contigo mismo, hazla pública entre tus amigos y familiares. O, por qué no, ¡atrévete a compartirla con nosotros!

boton zaplo blog