coche pobre

La culpa de que sigas siendo pobre la tiene tu coche

Mucha gente cree que el coche que posee es uno de los factores que determina su status social. En Zaplo no solo no estamos de acuerdo con esa afirmación, sino que además pensamos que comprar un coche es una inversión ruinosa desde un punto de vista económico. ¿Has pensado alguna vez que quizás la culpa de que sigas siendo pobre la tiene precisamente tu coche?

El coste de tener un automóvil en propiedad es desorbitado. Basta con hacer unos simples cálculos sobre lo que gastamos al cabo del año en combustible, seguro, parking o reparaciones para llegar a la conclusión de que tener un coche es una de las peores decisiones financieras que podemos tomar.

Quizá te interese leer | Las 5 claves del buen ahorrador

Esclavos del combustible…

Los españoles gastamos de media al año 1.200 euros en combustible, es decir 100 euros mensuales, según datos de AIS Group. Sin embargo, esta cifra varía mucho en función de la comunidad autónoma en la que nos encontremos, de forma que los conductores de Islas Baleares son los que más gastan (1.485 euros anuales), frente a aragoneses y vascos, que son los que menos gastan de media (875 euros anuales en Teruel).

Para una familia con dos vehículos nos encontramos con un gasto fijo medio de 200 euros mensuales, que al cabo de un año son 2.400 euros. En diez años el gasto acumulado en combustible sería de 24.000 euros. Si cada uno de esas personas gana 1000 euros mensuales en su trabajo, a lo largo de esos diez años habrá destinado 10 meses de trabajo solo a pagar el combustible, ¡casi un año!

Quizá te interese leer | ¿Puede una familia vivir con 5 euros al día?

… y de lo que no es combustible

Lo peor de todo es que el coste del combustible no es el único gasto importante. Rastreator realizó este mismo año un estudio a partir de datos de la Agencia Tributaria en el que concluía que el mantenimiento de un coche nuevo superaba su precio de compra en un plazo de solo 12 años, que además coincide con la edad media del parque de vehículos en España.

Explicado con un ejemplo práctico, si compras un coche nuevo hoy por 20.000 euros, dentro de doce años habrás pagado otros 20.000 euros en mantenimiento. Suponiendo que pagaste el coche al contado –lo cual no es lo habitual-, y añadiendo el combustible de doce años (14.400 euros), en esos doce años habrás gastado en tu coche 54.400 euros.

Si además tenemos en cuenta que el gasto medio anual en parking y peajes en España ronda los 500 euros por vehículo, según Fintonic, y que el precio medio del seguro en nuestro país es de 640 euros, según un informe de Kelisto, tenemos que en doce años el coche nos cuesta alrededor 68.000 euros.

Quizá te interese leer | Estos son los gastos hormiga que tienes que eliminar si quieres ahorrar

El coche: una inversión ruinosa

Comprobamos como la compra de un vehículo en propiedad es una inversión totalmente ruinosa. Hay también otros costes no explícitos que no hemos incluido en los cálculos, como el tiempo que perdemos conduciendo y que podríamos dedicar a algo más productivo.

Tampoco hemos incluido los costes de impuestos e ITV, que en total sumarían otros 1.000 euros a lo largo de 12 años, aunque esto depende mucho de la ciudad y de la potencia del vehículo.

En definitiva, el automóvil es caro y además se devalúa rápidamente. Sin embargo, seguimos gastándonos dinero en él. Quizás por una cuestión de cultura, quizás por status, quizás porque somos víctimas del marketing o quizás porque, como dice el anuncio, nos gusta conducir, lo cierto es que casi todo el mundo aparca a diario un coche frente a su casa.

Los estudios apuntan a que si conducimos menos de 16.000 kilómetros al año o si pasamos demasiado tiempo en atascos, deberíamos buscar una alternativa más barata y eficiente de transporte. ¿Encontraremos el fin del coche en propiedad gracias a la economía colaborativa? En unos años tendremos la respuesta.

boton zaplo blog