invertir 10.000 euros

Dónde invertir (bien) 10.000 euros si es tu primera vez

Si después de mucho esfuerzo y de grandes sacrificios has conseguido ahorrar una suma importante de dinero y quieres dar tus primeros pasos en el mundo de la inversión, estás en el sitio correcto. Te vamos a contar dónde puedes invertir 10.000 euros si es tu primera inversión y no sabes por dónde empezar.

No obstante, si tus ahorros son inferiores o superiores a esta cifra, no te preocupes. En realidad, estas cuatro opciones son válidas sea cual sea el dinero que quieras invertir.

Quiero invertir por primera vez: ¿qué opciones tengo?

1. Depósito bancario, tu primera opción para invertir 10.000 euros

Aunque los depósitos bancarios no son una inversión en el sentido más estricto de la palabra, para muchos ahorradores siguen siendo la opción favorita para ver “crecer” su dinero.

Antes de la crisis de 2008 era relativamente fácil encontrar depósitos a un año que ofrecían un tipo de interés cercano al 5% TAE. Sin embargo, hoy en día ese rendimiento es una quimera; la rentabilidad media de los depósitos ronda el 0-0,5%. O lo que es lo mismo, nada.

Desde que los tipos de interés están en valores mínimos (con el objetivo de reactivar la economía), la rentabilidad de los depósitos ha caído en picado porque los bancos no necesitan el dinero de los ahorradores, sino que recurren directamente al dinero gratuito que les ofrece el Banco Central Europeo.

Por tanto, y a modo de resumen, si quieres invertir tus 10.000 euros en un depósito bancario, ese dinero cada vez valdrá menos por culpa de la inflación.

2. Acciones individuales

La compra de acciones individuales de empresas es otra alternativa para tus ahorros, ya quieras inveritir 10.000€ o una cantidad mayor o menor. Nos referimos a comprar acciones de una o varias empresas que cotizan en bolsa con el objetivo de que el precio suba y así puedas ganar dinero.

Las dos opciones más recomendables son:

  • Comprar acciones de empresas que repartan dividendos de forma regular, como Albertis, Iberdrola, Enagás… Las grandes compañías del Ibex 35 son una buena opción si no quieres salir de la bolsa española.
  • También podrías seguir la estrategia value investing, que consiste en invertir a largo plazo en empresas con un gran potencial de crecimiento. El objetivo es localizar empresas que crezcan y generen valor. De esta forma, el valor de tu cartera también aumentará.

Hay más alternativas, como la inversión en acciones de startups, pero los riesgos de perder dinero son demasiado elevados.

En cualquier caso, los inconvenientes de la compra de acciones de forma individual son varios:

  1. Necesitas estar al día de lo que ocurre en el mundo.
  2. Necesitas ciertos conocimientos financieros para elegir qué acciones comprar y cuáles no. Como mínimo, deberías saber interpretar algunos indicadores financieros.
  3. Es un tipo de inversión compleja; no es para todo el mundo.

Y más allá de todo esto, en nuestra opinión, hay un inconveniente aún mayor: no diversificas, o al menos no tanto como lo harías contratando un fondo de inversión o un ETF.

Por ejemplo, si repartieses de forma equitativa los 10.000 euros entre cuatro empresas (2.500 euros en cada una), si alguna de ellas tiene problemas económicos, tú inversión se verá muy resentida. Por otra parte, si las cuatro empresas son españolas y hay una crisis en España, ¿qué crees que ocurrirá con tu dinero?

3. Fondos de inversión, una buena forma de invertir tus 10.000 euros

Para resolver el problema de la poca diversificación que ofrece la compra individual de acciones, existen los fondos de inversión.

Un fondo de inversión es una institución de inversión colectiva (IIC) que reúne el dinero de muchos inversores con el objetivo de invertirlo en distintos instrumentos financieros. Es decir, tú no inviertes de forma individual en ninguna empresa, sino que son los gestores del fondo los que eligen qué empresas son las mejores en cada momento para invertir.

Por tanto, el inversor solo tienes que depositar su dinero en el fondo tras comprobar que la selección de empresas del mismo es buena y está adaptada a sus objetivos temporales, a su perfil de riesgo, a sus expectativas de rentabilidad, etc.

Los fondos de inversión son una gran alternativa de inversión debido a que están muy diversificados, es decir, lo forman valores de renta variable de empresas de distintos países y de distintos sectores, además de valores de renta fija de gobiernos y empresas de todo el planeta.

Si tienes dudas, en este otro artículo te explicamos todo lo que necesitas saber sobre renta fija y renta variable.

Sin embargo, no es oro todo lo que reluce. El problema de los fondos de inversión, en general, son dos:

  1. Sus comisiones. La comisión media de los fondos de inversión que ofrecen los bancos es del 3,2%. Esto significa que si logran una rentabilidad del 5%, a ti solo te llega un 1,8%. El resto se lo queda el banco. A ese 1,8% también tienes que quitarle los impuestos.
  2. Su rentabilidad. La rentabilidad de los fondos de inversión suele estar por debajo de la rentabilidad del mercado (índice) al que se referencia, al que se llama Si invertimos a largo plazo, aquí tienes un dato: el 95% de los fondos de inversión ofrece una renta inferior al mercado a 10-15 años.

Entonces, si la rentabilidad de estos fondos de inversión es inferior a la rentabilidad del mercado, ¿no sería más interesante invertir directamente en el mercado? La respuesta es sí.

4. Fondos indexados

Los fondos indexados son una de las mejores alternativas que existen hoy en día para invertir directamente en esos mercados que año tras año obtienen mejores rentabilidades que la mayoría de fondos de inversión. Desde luego, es una buena opción para invertir tus 10.000 euros.

Esos mercados a los que nos referimos son los índices bursátiles. Por ejemplo, el Ibex 35 (formado por las 35 empresas más importantes de España), el FTSE 100 (lo forman las 100 empresas más grandes de Reino Unido), el Nikkei 225 (las 225 empresas más importantes de Japón), etc

Lo que un fondo indexado hace es replicar la composición del índice bursátil al que se referencia. Por ejemplo, un fondo que replique el Ibex 35 estará formado por las mismas empresas que componen este índice, y en la misma proporción. Si el Ibex sube un 7%, el fondo debería subir en el mismo importe.

Las principales ventajas de invertir en fondos indexados son las siguientes:

  • Es fácil. Cualquier persona puede hacerlo sin demasiadas complicaciones, y más desde que existen los gestores automatizados (robo advisors).
  • Bajas comisiones. De media pueden llegar a ser hasta un 80% inferiores a las de los fondos de inversión convencionales. Como imaginas, el impacto sobre la rentabilidad final de la inversión de estas comisiones tan bajas es enorme.
  • Buena rentabilidad a largo plazo. Los índices bursátiles son termómetros de la salud financiera del mundo, por lo que lo previsible es que a largo plazo crezcan. Nada hace pensar que dentro de 15 años el mundo sea un lugar más pobre.

En nuestra opinión, un fondo indexado a un índice global como el MSCI World (formado por más de 1.600 empresas de todo el mundo) es, con toda probabilidad, una de las mejores opciones para invertir esos 10.000 euros que tienes ahorrados.

¿Qué te parecen estas cuatro opciones? ¿Te hemos ayudado a decidir cuál es la mejor alternativa para invertir tus primeros ahorros?

 

boton zaplo blog