Inversiones low cost

Inversiones low cost: así puedes ahorrar hasta un 80% en comisiones

Recientemente supimos que la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) iba a obligar a las gestoras españolas a informar a sus clientes sobre las comisiones que cobraban en sus fondos de inversión. En pro de la transparencia, esto nos parece una muy buena noticia. Pero… ¿existen las inversiones low-cost?

Hasta ahora, la mayor parte de la gente que invierte en fondos no se entera de lo que paga al cabo del año por su inversión, es decir, no se entera de cuáles son los costes reales del fondo.

Esto es así porque la información que suministran las gestoras no es clara y, como las comisiones se cobran directamente del patrimonio del fondo, el inversor no aprecia el impacto negativo tan grande que tienen sobre su rentabilidad.

Si un fondo consigue una rentabilidad del 5,2% anual, por ejemplo, y las comisiones totales son del 3%, la rentabilidad neta que le llega al inversor será de solo el 2,2%. En una inversión de 100.000 euros, el coste sería de 2.200 euros al año, tanto si gana como si pierde dinero con la inversión.

¿Se imaginan la cara que pondría el inversor si cada año le cobrasen este dinero directamente de su cuenta corriente? La sorpresa sería aún mayor si un año el fondo no gana dinero y a pesar de eso tiene que pagar más de dos mil euros de comisiones.

Con la entrada en vigor del Mifid 2, las gestoras de fondos tendrán que hacer un ejercicio de transparencia e informar a sus clientes de todas y cada unas de las comisiones que van a cobrarles.

¿Qué comisiones tiene un fondo de inversión?

Existe un indicador para conocer cuál es el coste total de un fondo de inversión, que incluye todas sus comisiones y gastos. Se le conoce como TER (Total Expenses Ratio).

El TER incluye las comisiones de gestión, de custodia, de depositaría, de éxito, de suscripción, de reembolso…  Y no solo eso, también los gastos típicos del fondo, como el de brokeraje o el de cambio de divisas.

Como es lógico, cuánto menores sean las comisiones y los gastos del fondo, menor será el TER y, por tanto, más barata será la inversión. Porque puedes tener algo muy presente: lo único seguro de cualquier inversión son las comisiones que pagaremos por ella, que deberían ser las mínimas posibles.

Inversiones low cost: si pagas de más es porque quieres

Hoy por hoy, la inversión low cost por excelencia es la inversión pasiva. Invirtiendo en fondos indexados o ETFs que imitan el comportamiento de un índice bursátil podemos ahorrar cada año un montón de dinero en comisiones.  Los inversores de Estados Unidos lo saben muy bien. Por eso allí el 40% de las inversiones son pasivas.

En España, esta forma de invertir aún no es tan importante, pero no deja de ganar adeptos cada mes, sobre todo desde que importantes robo advisors como Indexa Capital o Finizens aterrizaron en el mundo bursátil. Su objetivo es democratizar las inversiones y hacerlas accesibles al común de los mortales. Hacer que todo el mundo pueda acceder a las inversiones low cost.

Estos robo advisors, o gestores automatizados de inversiones, permiten ahorrar hasta un 80% en comisiones. Si los bancos ofrecen una comisión media del 3,2% en sus fondos de inversión, con estas fintechs es posible invertir y pagar solo un 0,80% de media.

Y lo mejor de todo es que obtienen una rentabilidad muy elevada, ya que su estrategia de inversión se basa en replicar al mercado y lograr el mismo resultado que él. Sin duda, estos algoritmos informáticos marcarán el futuro de la inversión.

 

Si necesitas una ayudita extra, en Zaplo podemos ofrecerte un préstamo rápido de hasta 2.500 euros (800 si es la primera vez que lo solicitas) a devolver de forma flexible y en cómodos plazos. Es muy sencillo y solo te tomará diez minutos. ¡Apenas hay papeleo!

boton zaplo blog