value investing

¿En qué consiste la inversión en value investing?

Existen muchas estrategias para invertir en bolsa y una de las que más titulares está acaparando en los últimos años es la que se conoce como value investing, o inversión en valor.

Sin embargo, el value investing no es nada nuevo, sino todo lo contrario. Esta forma de invertir fue desarrollada por primera vez en 1928 por el profesor Benjamin Graham. Unos años después, en 1934, escribiría junto a David Bodd el libro Security Analysis, una de las biblias de la inversión en valor.

En la actualidad, su más acérrimo defensor es Warren Buffet, discípulo de Graham y director ejecutivo de Berkshire Hathaway. Buffet es uno de los mejores inversores de la historia y una de las grandes fortunas del planeta.

¿Qué es el value investing?

Antes de explicar en qué consiste la inversión en valor hay que dejar claro la diferencia entre el valor intrínseco de una empresa y su valor de mercado.  El valor intrínseco se refiere al valor real de la empresa, mientras que el valor de mercado es el valor al que cotiza en bolsa.

Pueden pasar dos cosas: que el valor de mercado supere al valor intrínseco, en cuyo caso diremos que las acciones de esa empresa están sobrevaloradas; o bien que que el valor de mercado sea inferior al intrínseco, lo que viene a significar que esas acciones están infravaloradas.

La filosofía value investing parte de la premisa de que los mercados no siempre son eficientes, y menos en el corto plazo. Como consecuencia, el valor de las acciones de las empresas que cotizan en bolsa no suele ajustarse a su valor real.

Por tanto, un inversor que desee seguir esta estrategia de inversión deberá buscar compañías que estén infravaloradas, es decir, que el precio de sus acciones se encuentre por debajo de su valor intrínseco.

El objetivo es sencillo: comprar barato para vender caro. Si compra las acciones a un precio inferior al valor que en realidad tienen, y las retienen en su cartera el tiempo suficiente hasta que su valor suba, obtendrá una importante plusvalía en la venta.

Cuánto mayor sea la diferencia entre el precio de mercado y el valor intrínseco, mayor será el futuro beneficio. Los inversores en valor consideran que este margen de seguridad, como lo llaman, debería estar por encima del 15-20%.

Cómo invertir en value investing

La clave del value investing está en buscar compañías que no están siendo tratadas justamente por el mercado, comprar sus acciones a bajo precio y esperar sentados a que el paso del tiempo coloque a estas empresas en el lugar que se merecen.

El problema es que esto no es sencillo. ¿Cómo detectar empresas infravaloradas sin confundirlas con empresas que están baratas porque su valor real es bajo?

Los defensores del value investing defienden que las empresas deben cumplir una serie de requisitos:

  • Ser negocios sólidos y que tengan buenas perspectivas en el largo plazo. En otras palabras, empresas que sigan siendo líderes de su sector dentro de 10 o 15 años.
  • Que sus gestores sean confiables y que no tengan conflictos de intereses. Sus objetivos deben estar alineados con los de los inversores.
  • Con negocios sencillos y fácilmente entendibles por una persona normal. Hay que huir de las empresas turbias cuyo modelo de negocio no esté claro.
  • Con una situación financiera estable, es decir, no excesivamente endeudadas.

Las empresas que cumplan estos requisitos pueden ser una buena opción de inversión en valor si el precio de mercado de sus acciones está por debajo de su valor real.

 

Si necesitas una ayudita extra, en Zaplo podemos ofrecerte un préstamo rápido de hasta 2.500 euros (800 si es la primera vez que lo solicitas) a devolver de forma flexible y en cómodos plazos. Es muy sencillo y solo te tomará diez minutos. ¡Apenas hay papeleo!

boton zaplo blog