Inversión en dividendos

Inversión en dividendos, una inversión en tranquilidad

España es un país con escasa cultura en materia de inversión en bolsa. La mayoría de la gente prefiere invertir en terrenos, casas o cualquier otra cosa, pero no en bolsa. No se fían. Lo ven arriesgado. ¿Pero sabes qué? Que no es tan peligroso como lo pintan. Es más, hay un método bastante seguro para hacerlo: la inversión en dividendos.

La inversión en dividendos es una forma diferente de plantearse la inversión en bolsa. Apenas tiene riesgos, es muy fácil y puede ponerla en práctica casi todo el mundo, aunque carezca de grandes conocimientos financieros. En definitiva, es una inversión apta para todos los públicos.

¿Qué es la inversión en dividendos?

Empecemos por el principio. Los dividendos son la fórmula que tienen las grandes compañías de retribuir a sus accionistas. Si una empresa obtiene beneficios, puede reinvertirlos en su totalidad en la propia empresa o bien destinar una parte de los mismos a repartir dividendos. La cuantía a percibir por el socio dependerá del número de acciones que tenga: a más acciones, más dividendos.

Por tanto, la estrategia de invertir en dividendos consiste en comprar acciones de empresas grandes, solventes y confiables que repartan beneficios entre sus accionistas. El objetivo es sencillo: cobrar los dividendos cuando haya reparto.

Un aspecto fundamental de este método es la reinversión de los dividendos. El dividendo cobrado no se gasta en caprichos, sino que se reinvierte en más acciones de la empresa (o de otras empresas que repartan dividendos). De esta forma, el volumen de nuestra inversión será mayor cada año.

Estamos ante una estrategia de inversión basada en el largo plazo. No es una inversión para dos, tres o cinco años, sino para diez, quince o veinte. Cuánto mayor sea el horizonte temporal, mucho mayores serán los beneficios derivados del interés compuesto.

¿En qué empresas invertir?

¿Facebook? ¿Twitter? ¿Instagram? ¿Microsoft? No, en ninguna de ellas. Cuando invertimos en dividendos lo haremos en empresas “de toda la vida”, empresas “aburridas”. Nada de start-ups, empresas tecnológicas o de nueva creación. Ninguna de ellas está en nuestro punto de mira.

Si quieres invertir en empresas españolas, basta con echar un vistazo a las grandes compañías del IBEX35: Telefónica, Albertis, Iberdrola, Enagás, Aena, IAG, Ferrovial… Cualquiera de ellas, si reparte dividendos, te puede valer para empezar. Algunas de las compañías con mayor rentabilidad por dividendo el pasado año fueron Endesa (6,9%), Mediaset España (6,4%), Enagás (6%) y Gas Natural (5,5%).

También puedes echar un vistazo al listado que publica la Bolsa de Madrid.

Y no olvides que también con esta estrategia de inversión es muy importante la diversificación. Debes buscar empresas de distintos sectores y de diferentes países.

La inversión en dividendos en 5 pasos

Por si no ha quedado lo suficientemente claro, vamos a repasar las 5 etapas de la inversión en dividendos:

  1. Ahorras dinero. Cuánto más mejor.
  2. Con ese dinero, compras acciones de empresas que reparten dividendos.
  3. Esperas a cobrar el dividendo.
  4. Reinviertes el dividendo cobrado en más acciones.
  5. Vuelves al punto 3.

Y así durante el mayor número de años posible. No tengas prisa en coger el dinero y huir. En principio, las acciones que se compran no se venden nunca, por mucho que suba su valor. Como ya te hemos explicado, es una inversión a muy largo plazo.

boton zaplo blog