guardar dinero en casa

¿Es buena idea guardar dinero en casa?

Todos conocemos a algún abuelo/a que esconde su dinero bajo el colchón. Aún a día de hoy, muchas personas mayores siguen siendo reacias a guardar sus ahorros en el banco. Sencillamente, no se fían de que puedan engañarles o de que el banco pueda quebrar y ellos perderlo todo. Y tú, ¿qué opinas de guardar dinero en casa?

Estas personas creen que sus escondites caseros son el mejor lugar para su dinero. La mala prensa que se ganó la banca en la pasada crisis económica no ha ayudado a mejorar esta situación.

Como te puedes imaginar, guardar dinero en casa no es una buena idea. Más bien es una pésima idea. Los escondites habituales, como el colchón, las macetas, los libros huecos, los cuadros, el congelador o la caja fuerte, tienen poco de originales y mucho de previsibles. Cualquier ladrón poco experimentado, si dispone del tiempo suficiente, sería capaz de encontrarlo.

Por qué no debes guardar dinero en casa

Pero los amigos de lo ajeno no son el único riesgo derivado de guardar dinero en casa. Hay más inconvenientes:

1º. La inflación.

La inflación es la subida generalizada y continua de los precios y puede hacer que tu dinero cada vez valga menos. Lo que hoy puedes comprar con 1.000 euros no podrás comprarlo dentro de 10 años porque será más caro. Por tanto, si guardas el dinero en casa y no lo inviertes, pierdes poder adquisitivo.

2º. El coste de oportunidad.

Si dejas tu dinero inmovilizado, surge un coste de oportunidad: la rentabilidad a la que renuncias. Si en lugar de guardar dinero en casa, lo invirtieses, te podrías beneficiar del interés compuesto y tu capital cada vez sería mayor.

3º. Desprotección legal.

El dinero guardado en un banco está protegido por el Fondo de Garantía de Depósitos, una entidad que garantiza el ahorro de las personas hasta 100.000 euros por titular y cuenta. Si el banco quiebra, el ahorrador no pierde ni un solo céntimo.

Sin embargo, al guardar dinero en casa, la desprotección legal es total y absoluta. En caso de robo, pérdida, una catástrofe natural… lo perderías todo. Con toda probabilidad, ni siquiera el seguro del hogar se hará cargo del mismo.

Alternativas a guardar dinero en casa

Ya has comprobado que guardar dinero en casa no es nada inteligente y sí muy peligroso. Existen alternativas mucho mejores con las que tu dinero estará más seguro y que te permitirán obtener una rentabilidad por él.

Si no quieres invertir, la mejor opción es depositar el dinero en una cuenta corriente o en una cuenta de ahorros. Perderá valor por culpa de la inflación y renuncias a obtener una renta por él, pero al menos estará cien por cien protegido.

Si prefieres una inversión segura al cien por cien y con mucha liquidez, puedes optar por un depósito a plazo fijo o por las letras del tesoro. No obstante, en ambos casos, la inflación seguirá haciendo mella sobre tu capacidad adquisitiva porque la rentabilidad que ofrecen es irrisoria.

Contratar un fondo de inversión nos parece la alternativa más razonable. Mucha gente escucha las palabras “bolsa”, “acciones”, “inversión”… y se ponen nerviosas. Temen perder todos sus ahorros de la noche a la mañana o no poder recuperarlos cuando lo necesiten, pero la realidad no tiene nada que ver con esto.

La inversión en bolsa es completamente segura si tienes los conocimientos adecuados. Si no es tu caso, tienes tres opciones: adquiérelos (necesitas tiempo), contrata a un asesor (tiene un coste) o ponte en manos de empresas fintechs que acercan la inversión a todo tipo de público.

 

Si necesitas una ayudita extra, en Zaplo podemos ofrecerte un préstamo online de hasta 2.500 euros (800 si es la primera vez que lo solicitas) a devolver de forma flexible y en cómodos plazos. Es muy sencillo y solo te tomará diez minutos. ¡Apenas hay papeleo!

boton zaplo blog