gestionar su dinero

¿Cómo debe gestionar su dinero un emprendedor?

Nos gusta ser claros: emprender no es un camino de rosas. Los riesgos de poner en marcha un negocio son numerosos, tanto a nivel personal como a nivel profesional. Y uno de los riesgos más importantes es el de terminar arruinado por no saber administrar correctamente el dinero. ¿Cómo debe gestionar su dinero un emprendedor?

Y es que los emprendedores deben ser más cautelosos que cualquier otra persona gestionando el dinero. De hacerlo mal podrían acabar con el negocio cerrado y con la cuenta corriente en rojo.  Para evitar que esto ocurra te vamos a dar tres consejos muy básicos sobre finanzas para emprendedores.

Las 3 reglas fundamentales del emprendedor para gestionar su dinero

  1. Antes de emprender, ahorra.

Para gozar de una buena salud económica, las finanzas del emprendedor han de ser consistentes. Según el SEPE, el 82% de los emprendedores fracasan antes del primer año. Los motivos son diversos pero uno de los más habituales es arrancar sin una red de seguridad económica. En otras palabras, sin fondo de emergencia.

Cualquier persona debería ahorrar antes de lanzarse a la aventura emprendedora. Con ahorros, la seguridad para emprender es mucho mayor. Podrás iniciar tu negocio con los deberes bien hechos y con una confianza que te ayudará a tomar mejores decisiones.

También podrás gestionar tu empresa sin prisas por rentabilizarla. A muchos emprendedores les urge ganar dinero desde el minuto uno. Y precisamente esas prisas son el motivo por el que no lo ganan nunca. Si emprendes, hazlo despacio y con pies de plomo. Unos buenos ahorros te ayudarán a conseguirlo.

  1. No te endeudes más de lo necesario

La deuda es uno de los grandes lastres de cualquier empresa. Usada con cabeza puede ser una buena herramienta para poner en marcha determinados negocios que sería imposible iniciar solo con ahorros. Pero no hay que perder de vista los riesgos que entraña.

El endeudamiento excesivo es una losa para las cuentas del negocio y termina afectando a su viabilidad. No solo implica pagar más caro, ya que hay que hacer frente a los intereses, sino que también esclaviza psicológicamente al emprendedor, que se obliga a priorizar el pago de la deuda frente a cualquier otro.

El apalancamiento de poca calidad es uno de los fallos más repetidos por los emprendedores novatos. Y este fallo es aún más grave cuando la deuda es a título personal. En este caso, la responsabilidad ante un impago recae sobre la persona y no sobre la sociedad, por lo que si el negocio fracasa se llevará por delante las finanzas personales del emprendedor.

  1. No mezcles las finanzas de tu empresa con las de tu familia.

Está relacionado con lo que acabas de leer en el punto anterior. Al emprender hay que separar las cuentas personales de las cuentas de la empresa. Muchas personas comenten el error de tener una cuenta única para todo y de mezclar los gastos e ingresos de la empresa con los propios.

Hay que tener dos cuentas corrientes desde el minuto uno: una para el dinero que entra y que sale en el negocio y otra para la economía doméstica o familiar del emprendedor. Estas dos cuentas han de ser dos mundos diferentes que no deben mezclarse jamás.

Un consejo muy repetido a los emprendedores es que se “impongan” un salario mensual y que consideren este un gasto más de su negocio. Esta es la mejor forma de relacionar ambos tipos de finanzas impidiendo que se entremezclen y que una pueda poner en peligro a la otra.

boton zaplo blog