gastos fijos

Estos son los cuatro gastos fijos que te están impidiendo ahorrar

El camino del ahorrador no es sencillo. Los obstáculos en forma de estímulos de compra se esconden tras cada esquina, atacan al subconsciente y solo tienen un fin: que compres más y más. Aprender a combatirlos es fundamental para llegar a fin de mes sin estrecheces económicas. Pero si tú no tienes ese problema y a pesar de ello no consigues ahorrar, entonces tu problema son los gastos fijos. Mucha gente no consigue el nivel de ahorro que desea simplemente porque tiene demasiados gastos mensuales “obligatorios”.

Por esta razón, hoy en Zaplo vamos a repasar cuatro gastos fijos que debes evitar si quieres ahorrar.

Cuatro gastos fijos que debes evitar si quieres ahorrar

  1. La hipoteca

La hipoteca es el principal gasto fijo de cualquier hogar. Pocas personas tienen la solvencia necesaria para pagar al contado la compra de una casa. Ante esto, no les queda más remedio que buscar financiación en forma de crédito hipotecario. La alternativa, que también tiene sus inconvenientes propios, es vivir de alquiler.

El problema de las hipotecas es que obligan a pagar importantes cuantías dinerarias en forma de intereses. Cuanto mayor sea el plazo de devolución de la hipoteca, mayores serán también los intereses a pagar. Con una hipoteca a 40 años, por ejemplo, puede llegar a ocurrir que termines pagando por la casa el doble de lo que realmente te costó.

  1. El coche

Ya te explicamos en otra ocasión que la culpa de que sigas siendo pobre la tiene tu coche. El coste de un vehículo en propiedad es desorbitado, una inversión ruinosa desde un punto de vista económico: combustible, reparaciones, neumáticos, seguro, parking… Los gastos fijos derivados de la compra de un vehículo son un disparate.

En el artículo vinculado te poníamos el siguiente ejemplo: si compras un coche nuevo hoy por 20.000 euros, dentro de doce años habrás pagado otros 20.000 euros en mantenimiento. Suponiendo que pagaste el coche al contado –lo cual no es lo habitual-, y añadiendo el combustible de doce años (14.400 euros de media), en esos doce años habrás gastado en tu coche 54.400 euros.

  1. Las deudas

Tarjetas de crédito, préstamos personales, financiaciones “en cómodos plazos”… En nuestro camino para alcanzar la sostenibilidad financiera personal, las deudas que nos hacen más pobres son otro de los gastos fijos a evitar.

Es mucho mejor ahorrar primero y comprar después. Pagando al contado estaremos tranquilos. De lo contrario, nos ataremos a un gasto fijo que nos generará angustia, estrés y que puede acarrearnos grandes quebraderos de cabeza.

  1. Tarifas planas.

Las tarifas planas están en auge. Cierto es que muchas de ellas son la mar de interesantes y nos permiten ahorrar, pero cuidado con “engancharnos” a la comodidad de pagar una cuota mensual para “saber el gasto que vamos a tener de antemano”.

Hay tarifas planas para telefonía, internet, electricidad… Pero también para leer libros, ver películas, ir al gimnasio o hacer formación online. Te recomendamos que no abuses de ellas. Recuerda que de lo que se trata es de no pagar más recibos mensuales de los imprescindibles.

boton zaplo blog