Finanzas para familias monoparentales

Guía básica de finanzas para familias monoparentales

Aunque las cifras han mejorado mucho en los últimos años, la economía española sigue sin estar para tirar cohetes. La prueba más evidente es que muchas familias aún sufren para llegar a fin de mes. Esta situación es especialmente complicada cuando hablamos de finanzas de familias monoparentales con un solo ingreso.

Si ya de por sí es difícil gestionar una economía doméstica en la que dos personas adultas trabajan y generan ingresos, esta tarea se convierte en un desafío cuando es una única persona la que carga con la responsabilidad de traer dinero a casa.

A veces, es una desgracia de la vida la que convierte a una familia en monoparental; otras, es una decisión personal y premeditada. Cualquiera que sea la razón, hay que reconocer que llegar a fin de mes con un solo sueldo no es nada fácil.

A continuación te damos algunos consejos que te ayudarán a poner orden en tu economía doméstica si tu familia es monoparental.

Ocho consejos básicos sobre finanzas para familias monoparentales

Finanzas familias monoparentales

1. Haz un presupuesto, el primer consejo de finanzas monoparentales.

El primer paso para cualquier familia, monoparental o no, que quiera controlar sus finanzas personales es hacer un presupuesto. Esto te permitirá conocer cuáles son exactamente tus gastos y te ayudará a hacer los ajustes necesarios para reducirlos.

El presupuesto debe ser anual. De esta forma, tendrás una visión global de las entradas y salidas de dinero de todo el año. Además, te ayudará a prever con tiempo los gastos extraordinarios, como el seguro del coche, la vuelta al cole de los niños, la navidad… Si tienes estos gastos en mente, te resultará más sencillo afrontarlos.

2. Vive dentro de tus posibilidades .

Tienes que hacer un ejercicio de honestidad contigo mismo sobre lo que puedes o no gastar. Por lógica, si solamente tienes una fuente de ingresos no podrás seguir el mismo “tren de vida” de las familias que tienen dos. Sencillamente, es imposible y no te saldrán los números.

Por ejemplo, no te puedes endeudar para comprar un coche nuevo que cuesta 15.000 euros si en realidad solo puedes permitirte uno de segunda mano que cuesta la mitad. Debes aprender a vivir dentro de tus posibilidades y a diferenciar entre necesidades y deseos.

3. Ajusta tu presupuesto, uno de los mejores consejos de finanzas para familias monoparentales.

Tu presupuesto será de guerra o no será. Si quieres evitar problemas económicos y ahorrarte malas noches sin poder conciliar el sueño, la forma más sencilla de vivir dentro de tus posibilidades es reducir tus gastos a su mínima expresión.

Algunos de ellos, como el del supermercado, el de la factura de la luz o el del alquiler, tienen poco margen de ajuste. Son gastos más o menos fijos que tienes que aprender a optimizar, pero que no puedes eliminar por completo.

Donde sí tienes que meter la tijera sin contemplaciones es en los gastos superficiales: Netflix, la suscripción a la tele de pago, la cuota al gimnasio… En su lugar, debes buscar formas alternativas y gratuitas de ocio o de deporte.

4. Reduce tu exposición a las deudas.

Las deudas pueden convertir las finanzas de una familia monoparental en un lastre sin solución. Si un porcentaje importante de tu única fuente de ingresos se destina a pagar deudas, ¿cómo afrontarás el resto de gastos mensuales?

Este tipo de familias deben reducir al máximo su exposición al crédito. La norma número uno es no aumentar la deuda actual. Para ello deberás evitar los préstamos personales, los pagos con tarjeta de crédito, las financiaciones al 0%… Traer dinero del futuro no puede ser una opción.

La norma número dos es reducir, en la medida de lo posible, la deuda que ya tienes. Si tienes la oportunidad de cancelar poco a poco algún préstamo o alguna tarjeta de crédito, hazlo.  Eso te permitirá disponer de más dinero para cubrir tus otros gastos y te ayudará a vivir un poco más tranquilo. Eso sí, no te quedes sin ahorros. Es uno de los mejores consejos que podemos dar para mejorar las finanzas de familias monoparentales.

5. Obtén ingresos adicionales, una buena forma de mejorar las finanzas para las familias monoparentales.

Es posible que tras recortar gastos y reducir tu exposición a las deudas sigas teniendo problemas para llegar a final de mes. En este caso debes encontrar fórmulas para obtener algo de dinero extra.

La forma más sencilla es dar algunas horas extras en tu trabajo. Si esto no es posible, puedes buscar un ingreso alternativo, side job en el mundo anglosajón. Por ejemplo, dar clases particulares, cuidar niños, crear páginas webs, montar tu propio negocio desde casa…

Siempre hay opciones. Solo tienes que averiguar qué es “eso” que haces mejor que nadie y que mucha gente necesita.

6. Conviértete en autosuficiente.

¿Por qué pagar a alguien para que haga cierta tarea si con un poco de práctica y algunos vídeos de Youtube podrías hacerla tú mismo? Lo creas o no, puedes ahorrar bastante dinero al año si adoptas la filosofía de vida do it youtself.

Algunas formas de trabajar para lograr ser más autosuficiente incluyen cultivar tus propios alimentos en un huerto doméstico, reparar los descosidos de la ropa, hacer tus propias recetas de comida casera para bebés o hacer tú mismo el mantenimiento de tu vehículo. Sin duda este consejo es una buena forma de mejorar las finanzas en familias monoparentales.

7. Se minimalista, una buena opción para mejorar las finanzas en las familias monoparentales.

El minimalismo es una disciplina que no solo convertirá tu casa en un lugar más despejado y más limpio, sino que también te hará sentir mejor persona, te ayudará a sufrir menos estrés y te permitirá ahorrar dinero en tu día a día.

De lo que se trata es de aprender a vivir con menos, de ser más frugal y de saber diferenciar entre necesidad y deseo. Si lo logras, terminarás comprando cada vez menos cosas y con menos frecuencia y, como consecuencia, ahorrarás bastante dinero

8. Sacrifícate.

Lamentablemente, los consejos anteriores se resumen en uno solo: si quieres gastar menos, o ingresar más, no te va a quedar más remedio que sacrificarte.

Cuando tus amigos quieran ir al cine, tendrás que decir que no. En lugar de cenar en un restaurante, lo harás en casa. Y cuando desees renovar parte de tu armario, te lo pensarás dos veces.

Tu sueldo no puede estirarse todo lo que te gustaría y tendrás que hacer un gran esfuerzo por contener tus gastos. Pero ojo, porque esto no significa que tu calidad de vida tenga que verse reducida. Solemos creer que hay que gastar dinero para ser feliz, pero esto no es así.

Hoy en día existen infinidad de actividades que no implican gastar dinero y que permiten disfrutar del tiempo libre. No tengas reparos en descubrirlas. Seguro que te llevas una grata sorpresa.

 

boton zaplo blog