finanzas

Esto es lo que no debes hacer con tus finanzas si tienes más de 40

Asúmelo, ya no eres el de antes. Por muy bien que lo lleves, los años empiezan a pesar. Además, estás en un momento de la vida en que ya deberías tener perfectamente planificada y ordenada tu economía doméstica y tus finanzas, por lo que esperamos que para superar la crisis de los 40 no te hayas comprado un coche deportivo.

Bromas a parte, aunque no hay dos personas con la misma situación financiera, en general podríamos decir que esto es que lo que no debes hacer con tus finanzas si tienes más de 40 años.

NO hagas esto con tus finanzas si tienes más de 40

  1. No tener aún un plan de ahorro a largo plazo.

Se supone que a esta edad la mayoría de la personas tienen un trabajo más o menos fijo y unos ingresos estables en el tiempo. Por esta razón, deberías tener constituido ya tu fondo de emergencia para hacer frente a imprevistos y disponer además de un plan de ahorro a largo plazo que no haga temblar tus finanzas en caso de tener algún problema.

  1. No ser capaz de ahorrar al menos el 20% de tu sueldo.

La estabilidad de ingresos mencionada anteriormente debería permitirte ahorrar al menos el 20% de tu salario. Cuando se es más joven, las finanzas personales suelen estar muy descontroladas. Sin embargo, en la cuarentena ya deberías haber sido capaz de reducir gastos y optimizar ingresos, de forma que por lo menos 2 de cada 10 euros que entran en tu cuenta corriente no salgan de la misma.

  1. Depender exclusivamente de una fuente de ingresos.

Si a tu edad recibes ingresos exclusivamente de una fuente, como por ejemplo la empresa para la que trabajas, estás asumiendo un riesgo enorme. ¿Y si tu fuente de ingresos se agota? Lo recomendable es disponer de al menos una fuente de ingresos extra. No tiene por qué tratarse de un segundo trabajo. Basta con que seas capaz de monetizar alguno de tus hobbies o con que generes algunos ingresos pasivos.

  1. No haber empezado a generar ingresos pasivos.

A los 40 ya deberías haber adquirido suficientes conocimientos como para ser capaz de generar algún tipo de ingreso pasivo. Bien mediante las rentas derivadas del alquiler de algún inmueble, creando páginas webs nichos o mediante inversiones, cada mes deberías estar percibiendo algún tipo de ingreso recurrente.

  1. Hipotecarte por segunda vez.

Muchas personas se sienten seguras en el trabajo a esta edad y se aventuran a comprar una segunda vivienda (muchas veces para vacaciones) sin haber terminado siquiera de pagar la primera. Tener dos hipotecas es uno de los errores más peligrosos que se pueden cometer a esta edad. Otro error bastante común es vender la casa para comprar otra más cara asumiendo una cantidad de deuda mucho mayor.

  1. Tener deudas a parte de la hipoteca.

Si además de la hipoteca tienes otras deudas, como un préstamo personal o la derivada de alguna tarjeta de crédito, estás gestionando mal tu economía doméstica. A esta edad ya deberías ser capaz de prever tus gastos y adquirir las cosas sin necesidad de endeudarte.

  1. No invertir.

La única forma de combatir la inflación es mediante la inversión. Mantener los ahorros en una cuenta corriente no es una buena idea si quieres beneficiarte de los efectos positivos del interés compuesto. Invertir tus ahorros es la fórmula ideal para que estos crezcan año tras año.

boton zaplo blog