inversión perfecta

Tres métodos para elegir la inversión perfecta

Seleccionar la inversión perfecta no es nada sencillo. No basta con dejarse llevar por impulsos, intuiciones o corazonadas, sino que debemos realizar una serie de consideraciones previas de carácter técnico para valorar aspectos como el riesgo que asumimos, la rentabilidad a la que aspiramos, los costes, la liquidez…

Desde un punto de vista teórico, existen tres métodos para seleccionar y valorar inversiones: el PayBack o plazo de recuperación, el Valor Actual Neto (VAN) y la Tasa de Rentabilidad Interna o Tasa Interna de Retorno (TIR). Los analizamos a continuación.

Cómo elegir la inversión perfecta

Criterio del PayBack o plazo de recuperación

El PayBack es un método estático que parte de la idea de que el valor del dinero es constante en el tiempo. Es decir, trabaja como si el dinero que se cobra en diferentes momentos tuviese el mismo valor porque no tiene en cuenta la inflación. Es, por tanto, un método más teórico que práctico.

El objetivo de este método es determinar el tiempo que se tarda en recuperar el desembolso inicial de una inversión acumulando los flujos de caja que se generan cada año. Por ejemplo, si una inversión supone un desembolso inicial de 400 euros y el primer año se recuperan 100, el segundo año 200 y el tercer año 200, el plazo de recuperación sería de dos años y medio, que es lo que se tarda en recuperar los 400 euros iniciales.

Para seleccionar entre varias inversiones con este método se elegirá la que de una plazo de recuperación más bajo y se rechazarán aquellos proyectos en los que no llegue a recuperarse el desembolso inicial.

Criterio del Valor Actual Neto (VAN)

Considerando que por culpa del tipo de interés y de la inflación no es lo mismo percibir 1000 euros hoy que dentro de cinco años, el VAN actualiza todos los flujos netos de caja al momento en que se realiza la inversión (momento cero) y obtiene el valor capital en ese momento.

Su fórmula de cálculo es la siguiente:

Si el resultado del VAN es positivo, significa que la suma actualizada de todas las cantidades monetarias provocadas por la inversión es superior a la suma actualizada de las salidas, por lo que la inversión es factible. Por el contrario, si el VAN es negativo la inversión no debe efectuarse porque perderíamos dinero, ya que las salidas monetarias de la inversión son superiores a las entradas.

Para seleccionar entre varias inversiones según el VAN, escogeríamos de entre las que tienen un valor positivo, aquella que lo tenga más alto.

Criterio de la Tasa de Rentabilidad Interna o Tasa Interna de Retorno (TIR)

La TIR es la tasa de actualización o descuento, que se representa con la letra r, y que hace que el valor del VAN sea cero. Su fórmula de cálculo es la siguiente:

El valor de r proporciona una medida de la rentabilidad de la inversión. Para seleccionar una inversión debemos comparar esta tasa de rentabilidad con el tipo de interés del mercado, al que llamaremos i, de forma que si r>i, la inversión es viable, ya que proporciona una rentabilidad superior a la del mercado; su VAN sería positivo y obtendríamos un beneficio. Por el contrario, si r<i, la inversión no nos interesaría porque la rentabilidad que obtendríamos sería inferior a la del mercado.

 

De entre todos los proyectos de inversión para los cuales r es mayor que i, se elegirá aquel que tenga un valor de r más alto.

boton zaplo blog