elegir coche

Como elegir coche si tienes hijos pequeños

Los hijos marcan un antes y un después para cualquier pareja. Si recientemente has formado una familia o estás planteándote hacerlo, debes saber que todo va a cambiar en tu vida. Tu casa se quedará pequeña, tu dormitorio se quedará pequeño, tus armarios se quedarán pequeños y tu coche se quedará pequeñísimo. Así que elegir coche nuevo es todo un reto.

Es increíble la cantidad de espacio que puede llegar a necesitar un bebe dentro de un coche. Entre la silla del auto, obligatoria por ley, el carrito de bebé y varios bolsos en los que guardar todo lo necesario, es fácil quedarse sin espacio en el vehículo si este no es demasiado grande. El resultado es que muchos padres acaban por vender su coche y sustituirlo por uno de mayor tamaño.

Cinco claves para elegir coche correctamente

Si en este momento te encuentras en una situación parecida a la que acabamos de describir, te interesa seguir leyendo este artículo. Al margen de tu presupuesto, vamos a darte las claves para elegir coche si tienes hijos pequeños:
elegir coche

  1. ¿Qué tipo de coche es mejor?

La respuesta es “depende”. Aunque los compacto monovolumen son el vehículo familiar más vendido, ni son la única opción ni tienen por qué ser la mejor. La gran ventaja de estos es que son altos, lo que permite un mayor margen de maniobra para subir, bajar o sentar niños, pero por el contrario cuentan con un espacio más comprimido.

El sedán o berlina, por ejemplo, ha sido el coche familiar por excelencia toda la vida. Lo que marca la diferencia de este modelo frente a otros tipos de carrocerías es que cuenta con tres volúmenes separados: motor, habitáculo y maletero. En la modalidad “break” o “station wagon” son una opción ideal para cualquier familia con niños.

  1. ¿Cómo de seguro debe ser?

Lo máximo posible dentro de nuestro presupuesto. Si bien es cierto que hoy en día todos los coches que se venden en la Unión Europea cumplen con estándares de seguridad bastante elevados, siempre es posible añadir algunos extras para incrementar su seguridad, como los sistemas antibloqueo de frenos, el sistema de estabilidad electrónica o el reparto de frenado.

Es importante también que el vehículo cuente con anclaje ISOFIX para la sillas infantiles dotadas de esta tecnología. Está más que demostrado que las sillas con ISOFIX son mucho más seguras para los bebés en caso de accidente con impacto lateral.

  1. ¿Tres o cinco puertas?

Sin lugar a dudas, cinco puertas. Por muy bonitos que te parezcan los vehículos con solo tres puertas, te aseguramos que no son nada prácticos como vehículo familiar. Meter a un bebé dentro de un coche, sentarlo en su sillita y que se quede quieto puede ser un auténtico suplicio. No lo compliques quitando puertas y busca la utilidad por encima de la estética.

  1. ¿Y el maletero?

Tampoco aquí hay margen para dudas: cuánto más grande, mejor. Además, no importa lo grande que sea porque al final terminarás llenándolo de cosas. Piensa que solo el carrito de bebé con su capazo ocuparán casi todo el espacio y que seguramente terminarás colocando bolsos y otras cosas más pequeñas entre tus piernas por falta de sitio.

Ten en cuenta también que en los coches de cinco puertas el maletero es más grande y accesible que el de los que tienen solo cuatro puertas.

  1. Extras.

También en este caso la mayoría de los coches suelen venir con todas las funcionalidades básicas incluidas. Sin embargo, es posible añadir algún que otro extra que mejore la estancia dentro del vehículo, sobre todo en distancias largas.

Nuevamente, tu presupuesto será determinante en este punto. Como equipamiento interesante te recomendamos GPS o soporte para usar el móvil como tal, conectividad bluetooth, soporte para bebidas y toma de corriente para conectar gadgets electrónicos.

No nombramos el DVD porque el que incorporan los fabricantes de automóviles suele ser muy caro. Existen alternativas más baratas que podemos comprar en Amazon o Mediamarkt y posteriormente sujetar al asiento del vehículo.

boton zaplo blog