ahorro

El ahorro solo es el primer paso: esto es lo que debes hacer con tu dinero

En nuestro país no hay cultura del ahorro. En un artículo reciente comentábamos que la tasa de ahorro en España es de tan solo el 5,1%. En otras palabras, solo 5 euros de cada 100 que entran en el bolsillo se ahorran. Para alguien con una nómina neta de 1.500 euros el ahorro sería de 75 euros al mes, es decir, solo 900 euros al año.

Con estas cifras, a poco que surja un gasto imprevisto, como una avería del coche o la necesidad de sustituir un electrodoméstico, los números ya no salen. Si lo que se pretende es disfrutar de una cierta estabilidad económica y no vivir agobiado porque la cuenta corriente pueda ponerse en rojo, la solución pasa por ahorrar más.

Por difícil de creer que te parezca, siempre hay margen para incrementar el ahorro. Solo hay que dejar atrás las excusas típicas y ponerse manos a la obra reduciendo gastos y buscando algún ingreso extra. Pero no va de eso este artículo.

Tras esta introducción tan extensa, lo que hoy queremos explicarte en el blog es que el ahorro es solo el primer paso. Hay mucho más después.

¿Por qué el ahorro es solo el primer paso?

Imagina que haces muy bien los deberes en casa y consigues llegar a una tasa de ahorro del 50%, el sueño de muchas familias. Lo normal sería que guardases esos ahorros en una cuenta bancaria, quizás una cuenta de ahorro. Esto tiene tres consecuencias:

  1. Ese dinero cada vez vale menos. Se llama pérdida de poder adquisitivo y es provocado por la inflación, es decir, por la subida generalizada de los precios. Para una tasa de inflación del 2%, por ejemplo, si tus ahorros son de 100 euros en un solo año pasarían a “valer” 98 euros. No salen las cuentas.
  2. Dejas de ganar dinero. Si tienes el dinero inmovilizado en una cuenta corriente en lugar de invertirlo renuncias a la posibilidad de ganar más dinero gracias a tu dinero. Esto se llama coste de oportunidad.

Por tanto, con ahorrar no basta. Hay que dar un paso más y, como te puedes imaginar, ese paso es la inversión.

Sin inversión no hay paraíso

Tienes que poner a tu dinero a trabajar para ti. Es una frase rancia hasta la extenuación pero no por eso deja de ser cierta. En palabras de Albert Einstein, el interés compuesto es la fuerza más poderosa del universo, por lo que más vale que te familiarices con él.

El concepto hace referencia a que cuando los intereses que genera una inversión se añaden al capital de la propia inversión, esos intereses pasan a generar nuevos intereses, por lo que el crecimiento del dinero es más rápido.

Posibilidades de inversión hay muchas: fondos de inversión, divisas, inmuebles, criptomonedas, arte, oro, startups, crowdlending… pero si tuviésemos que quedarnos solo con una elegiríamos la Bolsa.

La Bolsa es la inversión a largo plazo más accesible para cualquier persona y que mejores resultados históricos ha ofrecido. En la historia de la Bolsa jamás se ha perdido dinero a largo plazo.

Y si no quieres tener demasiados quebraderos de cabeza y prefieres una gestión lo más pasiva posible de tus inversiones, entonces quédate con los fondos indexados (ETFs) y con la inversión a través de roboadvisors.

boton zaplo blog