Efecto rebote

Efecto rebote o por qué subes de peso cada vez que dejas tu dieta (y cómo evitarlo)

¿Has ganado unos kilos de más durante las vacaciones y quieres quitártelos de encima pero no sabes cómo? Cada año, especialmente después de verano, miles de personas se encuentran en la misma situación que tú y deciden ponerse a dieta para adelgazar. El problema es que solo algunos lo consiguen. Y muchos caen en el temido efecto rebote.

Y es que perder peso no es nada fácil, y si alguien te dice lo contrario, te está tomando el pelo; a esa persona no le interesa lo más mínimo tu estado de salud, quizás solo le interese tu dinero, vender algún curso, monetizar su web con publicidad… ¡A saber!

El problema es que vivimos en un tipo de sociedad acostumbrada a la inmediatez. Lo queremos todo “para ayer”, sin esperas y sin esfuerzo, y por eso nos encantan las palabras bonitas y las promesas edulcoradas.

Precisamente por esta razón, mucha gente opta por dietas fáciles que le permiten perder peso de forma rápida pero inadecuada. Como consecuencia, terminan recuperando el peso poco tiempo después de dejar la dieta.

A esta circunstancia se le conoce como efecto rebote y se asemeja con el funcionamiento de un yo-yó: primero bajas de peso y luego lo recuperas hasta volver al punto de partida.

¿Qué es el efecto rebote de una dieta y cómo evitarlo?

El efecto rebote se produce porque se modifican los hábitos nutricionales de forma incorrecta, bien porque las dietas son extraordinariamente hipocalóricas (bajas en calorías), bien porque se restringen demasiados nutrientes (normalmente hidratos de carbono) o bien porque la dieta no se acompaña de ejercicio físico.

En cualquier caso, todo el esfuerzo por adelgazar queda en nada. La persona que estaba a dieta vuelve a recuperar su peso cuando deja la dieta. En ocasiones, incluso coge algún kilo de más.

La única forma de adelgazar y evitar el efecto rebote es llevando a cabo una dieta real, que incluya alimentos sanos y que cumpla con la cantidad de calorías necesarias. O lo que es lo mismo, con una alimentación sana y equilibrada.

Cómo adelgazar de forma efectiva (y no volver a recuperar esos kilos por el efecto rebote)

Si quieres perder esos kilos que te sobran y no volver a recuperarlos cuando dejes la dieta por el efecto rebote, sigue estos consejos:

  1. Antes de ponerte a dieta, mentalízate del reto para no caer en el efecto rebote.

Las dietas no son fáciles. En cierta medida, “castigas” a tu cerebro privándole de una serie de alimentos que le generan placer. Por esta razón, el primer consejo que le damos a alguien que quiera empezar una dieta (y no engordar cuando la acabe) es que tenga muy claro cuál es su objetivo: mejorar su cuerpo y su estilo de vida.

Mantener un estilo de vida saludable, practicando deporte de forma regular y comiendo sano es posible, pero exige un esfuerzo. Los días de “hoy no tengo ganas de caminar” y los momentos de “qué buena pinta tiene ese helado” llegarán. ¿Tendrás la fortaleza mental necesaria para sortearlos?

  1. Olvídate de las dietas milagro o caerás en el efecto rebote.

Cada año se descubre una nueva dieta milagro: la del astronauta, la dieta Mayo, la Dukan, el plan F, la dieta Prittilkin, la Atkins, la Hollywood… El común denominador de todas es que te prometen que adelgazarás sin apenas esfuerzo y en muy poco tiempo.

Como imaginas, es mentira.

El problema de estas dietas es que no son equilibradas y favorecen el efecto rebote. Unas abusan de los hidratos de carbono, otras de las proteínas… y, en definitiva,  favorecen la recuperación de peso una vez que se abandonan. No lo decimos nosotros, sino la agencia española de seguridad alimentaria y nutrición.

  1. Ponte en manos de un profesional.

La forma más sencilla y eficaz de perder peso es confiar en un profesional, en nuestro caso, un dietista-nutricionista. Esta persona estudiará tu caso concreto y te dará los consejos adecuados para que sigas una alimentación saludable y equilibrada que te permita perder peso.

No adelgazarás leyendo artículos de internet (ni siquiera este), viendo vídeos en Youtube o con la app de salud de moda que instales en tu móvil. O al menos no lo harás de la forma correcta. Sólo deberías fiarte de los consejos de un experto en nutrición, dietética y alimentación.

  1. Recuerda que adelgazar es una carrera de fondo si no quieres caer en el efecto rebote.

No te impongas objetivos como “tengo que perder 8 kilos en un mes” o “2 kilos por semana”. La pérdida de peso debe ser poco a poco, gradual, constante y al ritmo que tu propio cuerpo permita. Debes tener mucha paciencia, no pretender obtener resultados en poco tiempo y recordar que adelgazar con éxito es una carrera de fondo.

Por tanto, no te obligues a pasar hambre, no elimines comidas con ayunos, no suprimas por completo los hidratos de carbono de la dieta y, en definitiva, no adoptes medidas radicales para “engañar” a tu cuerpo y adelgazar antes. De lo contrario, caerás en el efecto rebote.

  1. Cuando acabes la dieta, no recuperes tus malos hábitos.

Una vez que logres tu objetivo de peso y des por finalizada tu dieta, no puedes volver a caer en los malos hábitos que te llevaron a ponerte a dieta. Volver a la casilla de inicio después de tanto esfuerzo no tendría mucho sentido, ¿no te parece?

Si quieres mantenerte en el peso adecuado debes mantener un estilo de vida saludable y una alimentación correcta, evitando las comidas con alto contenido calórico, los dulces, los snacks y, en definitiva, todo lo que sabes que engorda.

Una dieta de mantenimiento te ayudará a conseguirlo, lo que nos lleva al último punto.

  1. Haz una dieta de mantenimiento.

La efectividad de este tipo de dietas está fuera de dudas. Una vez que consigas tu peso ideal, mantenerlo y evitar el efecto rebote será mucho más sencillo si haces una reintroducción progresiva de los alimentos y aumentas el aporte calórico de forma paulatina, sin prisas.

Por ejemplo, la primera semana tras dejar la dieta puedes darte un premio en forma de cena, la semana siguiente una cena y un almuerzo, más adelante  un par de “días libres” completos, etc. Siempre con moderación.

El objetivo es evitar que sientas que siempre estás a dieta pero, a la vez, mantener los principales hábitos saludables que te han llevado a perder peso.

Y tú, ¿vas a empezar una dieta o conseguiste controlar las comidas el pasado verano?

 

boton zaplo blog