Dónde invertir

Dónde invertir tu dinero si no quieres asumir riesgos

A estas alturas de la película no vamos a convencerte de las bondades del interés compuesto. Si quieres ver crecer tu dinero, ya sabes que ahorrar no es suficiente, debes invertir. Y si has llegado a este artículo seguramente estás interesado en dar tus primeros pasos como inversor, pero te da miedo poder llegar a perder tu dinero y no sabes dónde invertir.

No tienes de qué preocuparte. Aunque en el largo plazo es prácticamente que una inversión arroje pérdidas, si tienes un perfil conservador y no quieres asumir más riesgos de los necesarios, estos son los productos financieros en los que puedes invertir tus ahorros.

Seis opciones de inversión para alérgicos al riesgo

  1. Depósitos bancarios

Si lo que buscas es liquidez y no te importa perder capacidad adquisitiva respecto a la inflación, los depósitos bancarios son una gran opción para invertir tus ahorros sin riesgos. Su principal ventaja es que conocerás de antemano la rentabilidad que vas a obtener (que ya te avisamos que será muy pero que muy reducida). Además, el capital está asegurado hasta los 100.000 euros así que son una gran opción donde invertir.

  1. Fondos de inversión

Desde que los depósitos bancarios dejaron de ofrecer rentabilidades interesantes, los fondos de inversión se han convertido en el producto financiero más demandado por los inversores que no quieren asumir riesgos. Con un fondo bien diversificado y en el que predomine la renta fija, las probabilidades de perder dinero son prácticamente inexistentes.

  1. Fondos indexados

Un fondo indexado es un tipo de fondo de inversión de gestión pasiva que replica el comportamiento de un índice o de un mercado determinado. Por ejemplo, un fondo indexado con el IBEX 35 tratará de replicar el comportamiento de este índice. Así, si el IBEX sube, lo hará también el fondo. De igual manera, si el índice sufre una caída, esta se trasladará al fondo.

  1. Plan Individual de Ahorro Sistemático (PIAS)

Durante los años de crisis los PIAS ganaron bastantes adeptos entre los inversores conservadores. Estamos ante un producto de inversión que suelen ofrecer muchas compañías de seguros pero que, al igual que los depósitos, ofrecen una rentabilidad muy reducida e incluso inferior a la inflación. Sus principales ventajas son que permiten aportaciones periódicas (por ejemplo, mensuales) y que el capital también está garantizado.

  1. Deuda pública

La deuda pública también es un producto bastante seguro, ya que es prácticamente imposible que un país quiebre y termine declarando un default o impago de su deuda. En función del plazo de inversión que deseemos, en España los principales títulos de deuda pública son los bonos, las letras del tesoro y las obligaciones del tesoro.

  1. Acciones de empresas que reparten dividendos

Una de nuestras opciones preferidas para invertir con bajo riesgo es comprar acciones de empresas afianzadas en el mercado y que cada año reparten dividendos entre sus accionistas. Nada de startups ni de empresas de nueva creación. Buscaremos empresas aburridas pero que nos aseguren que acabarán el año con una buena cuenta de resultados.

Algunas de las grandes firmas españolas que han confirmado que repartirán dividendos en 2018 son Amadeus, Iberpapel, ACS, Sacyr, Vidrala y Banco Santander. Salvo sorpresa mayúscula, invertir en ellas será una fórmula excelente para hacer crecer nuestros ahorros.

boton zaplo blog