diversificar las inversiones

¿Por qué hay que diversificar las inversiones?

Cuando nos decidamos a invertir por primera vez, uno de los principales consejos que escucharemos es que debemos diversificar las inversiones. Para que nos entendamos, diversificar las inversiones implica “no poner todos los huevos en la misma cesta”. El objetivo es asumir el menor riesgo posible buscando la máxima rentabilidad.

La importancia de diversificar las inversiones

Imagina que inviertes tus ahorros en una sola empresa. Si a esta le va mal en bolsa, puedes perder todo tu dinero. No importa lo segura que parezca la empresa, todas están expuestas a los riesgos del mercado. Piensa, por ejemplo, en Banco Popular, comprada el pasado mes de junio por Santander por un solo euro. Los accionistas de Popular perdieron todo el dinero invertido.

Para evitar que esto ocurra, los asesores financieros siempre recomiendan invertir diversificando valores. Esto significa invertir en varias empresas a la vez. El objetivo de que si a una de ellas le va mal, compensemos sus pérdidas con los beneficios que nos proporciona la inversión en las otras empresas.

Quizá te interesa leer | ¿Se puede invertir dinero sin riesgo?

Warren Buffet, multimillonario estadounidense y uno de los mejores inversores de la historia, explicaba que “la diversificación es protección contra la ignorancia”. Nadie puede saber a ciencia cierta qué va a ocurrir. Existen factores sociales, políticos, catástrofes naturales, atentados terroristas… que pueden poner patas arriba la estabilidad del sistema financiero.

Por esta razón es tan importante diversificar como medida de prudencia. Dado que cada inversión tiene su riesgo, invirtiendo en varias empresas a la vez minimizamos la posibilidad de perder dinero, si bien esta siempre va a estar presente en toda inversión.

La idea de diversificar las inversiones es tener activos que ante la misma situación reaccionen de forma diferente, para que así las ganancias de algunos de ellos compensen las pérdidas de otros. Por ejemplo, invertir todo en bancos, no es diversificar. Hacerlo solo en empresas relacionadas con el sector inmobiliario, tampoco lo es.

Quizá te interesa leer | El interés compuesto: la fuerza más poderosa del mundo

¿Cómo diversificar las inversiones?

Una buena diversificación debe incluir:

  • Valores nacionales y extranjeros: así, si una crisis afecta a un país, podemos compensarlo con el crecimiento económico de otros países.
  • De diferentes sectores: si en esta ocasión la crisis afecta solo a un sector económico, compensaremos sus pérdidas con el beneficio de otros.
  • Con diferentes características financieras: hay que buscar la mejor combinación posible entre rentabilidad, riesgo y liquidez

Quizá te interesa leer | Depósitos bancarios: ¿cuáles son sus ventajas e inconvenientes?

Como has podido comprobar, diversificar las inversiones es imprescindible. Sin embargo, no es algo que pueda hacer cualquier inversor novato. De hecho, incluso los más expertos pueden cometer errores diversificando su cartera. Por esta razón existen los fondos de inversión.

¿Por qué un fondo de inversión?

Un fondo de inversión mixto global, por ejemplo, formado por renta fija y renta variable de cualquier producto del mundo, es un producto de inversión bien diversificado, si bien no está exento de riesgos. En realidad, nada garantiza al 100% nuestra inversión, por lo que el riesgo siempre va a estar presente. El objetivo de diversificar las inversiones es minimizarlo, no hacerlo desaparecer.

Quizá te interesa leer | Rentabilidad nominal y rentabilidad real, ¿en qué se diferencian?

En definitiva, si tienes tus ahorros a buen recaudo y deseas empezar a obtener una rentabilidad por los mismos, deberías empezar a invertir, pero no en un solo producto de inversión, sino diversificando tu cartera como te hemos explicado en este artículo.

boton zaplo blog