cuenta corriente

¿Debo abrirle una cuenta corriente a mi hijo pequeño?

Las cuentas corrientes infantiles son muy útiles, tanto para el menor de edad como para sus padres. Al pequeño le servirá para comenzar a adquirir cultura financiera y de ahorro, mientras que para su familia será la herramienta con la que garantizar unos ahorros a su hijo desde el primer día.  Sin embargo, a muchos padres le surgen dudas sobre la idoneidad o no las mismas. ¿Qué edad es mejor para abrir una cuenta corriente infantil? ¿Cuáles son los requisitos legales? ¿Le ayudará en su educación financiera? Estas son solo algunas de las dudas más habituales que trataremos de resolver.

cuenta corriente

¿Qué edad es mejor para abrir una cuenta corriente infantil?

No hay un mejor momento ni una edad ideal para abrir una cuenta corriente de este tipo. Hay padres que la abren nada más nacer el niño, otros que esperan unos años y otros que no la abren nunca. Las circunstancias personales de cada familia condicionan esta decisión.

En cualquier caso, si de lo que se trata es de comenzar a ahorrar para el futuro del menor, lo mejor es abrir la cuenta corriente tan pronto como sea posible. Haciéndolo así no caerán en saco roto los regalos dinerarios que le hagan al nacer, en el bautizo o en la comunión, sus primeros eventos sociales de envergadura.

¿Cuáles son los requisitos legales?

Los requisitos legales para la apertura de una cuenta corriente infantil están muy claros. Si el titular de la cuenta es un menor de edad necesita contar con un representante legal, que normalmente es el padre o la madre, y solo tiene que acreditarlo presentando el libro de familia. También es posible que cualquier otra persona actúe como representante legal del menor. En este caso sería necesario acreditarlo presentando una sentencia judicial o cualquier otro documento legal.

Además, es necesario identificar fiscalmente al titular de la cuenta, es decir, al menor. Para ello se requiere DNI, a pesar de que este no es obligatorio hasta los catorce años. Si aún no lo tuviese podría pedir un NIF provisional a la Agencia Tributaria. Para conseguirlo solo hay que pedir cita previa, acudir con el libro de familia y rellenar el formulario 030.

¿Le ayudará en su educación finaciera?

No hay lugar a dudas, la respuesta es sí. Una cuenta corriente es muy útil para inculcar a los menores la importancia del ahorro. A medida que vayan cumpliendo años y haciéndose mayores irán asumiendo los beneficios de guardar a buen recaudo el dinero que sus padres, sus abuelos o cualquier otro ser querido les hagan.

Por otra parte, hay que tomar algunas precauciones en cuanto al uso de las cuentas infantiles. La principal es que el representante legal ha de tener claro desde el primer día que no puede utilizar el dinero para asuntos propios. Esos ahorros son en exclusiva para el menor. También es muy recomendable leer bien las condiciones de la cuenta para evitar sorpresas como cláusulas indeseadas, comisiones caras o productos vinculados.

boton zaplo blog